El Presidente de Brasil dijo que “las grabaciones son clandestinas” y denunció que buscan agitar el “fantasma de la crisis política”.

En medio de un feroz debate entre si el presidente de Brasil, debe renunciar o debe ser destituido, Michel Temer anunció que seguirá en su cargo: “Mi único compromiso es con Brasil. No renunciaré”. El mandatario salió a da la cara menos de 24 horas depués de que se denunciaran escuchas donde avala el pago de coimas a un condenado por el caso Lava Jato.

Temer negó haber avalado el pago de sobornos: “En ningún momento autoricé pagos y no compré el silencio de nadie”. Además, dijo que no pudo acceder a las grabaciones que fueron presentadas al juez que investiga el Lava Jato. En los audios, supuestamente se lo escucha dando la orden de comprar el silencio del expresidente de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha, condenado por el caso más importante de corrupción de ese país.

El Presidente adelantó además que pidió una investigación sobre el contenidos de las grabaciones: “Quiero registrar enfáticamente: la investigación pedida al Tribunal Federal será el territorio en donde surgirán todas las explicaciones”.

Con palabras firmes, en una corta conferencia de prensa, Temer dijo que no tiene nada que esconder y afirmó: “No preciso de un cargo público”.