“Cayaguata” ya se encuentra detenido. El efectivo murió de un puntazo en el corazón.

12 horas después de que el efectivo de la PSA (Policía de Seguridad Aeroportuaria) Maximiliano Santana falleciera en el Centro de Salud, distintas divisiones de la Policía realizaron una serie de allanamientos para acorralar al principal acusado del homicidio, “Cayaguata”. Luego de ser perseguido durante toda la madrugada, el sospechoso de 25 años se entregó.

El acusado estaba siendo buscado desde el 24 de junio a la tarde, momento en que el efectivo de 23 años recibió un ataque mortal y los testigos lo señalaron como el autor de la estocada fatal. A pedido de la fiscala Mariana Rivadeneira y con la orden del juez Francisco Pisa, los efectivos allanaron su casa -y la de sus tres hermanos, también acusados- la semana pasada, pero no los habían encontrado. Por eso ayer, optaron por revisar en la casa de distintos familiares y amigos. La primera visita fue al barrio Los Apóstoles, en El Colmenar, donde vive la abuela de los cuatro.

Sobre las siguientes medidas no se brindaron detalles, pero se pudo saber que fueron varias, incluyendo algunas en las que se consiguió información sobre su posible paradero. Sin más lugares para esconderse, “Cayaguata” se entregó en Tribunales y quedó detenido.

La investigación está a cargo de la división Delitos Contra las Personas, a cargo de Christian Peralta, y los allanamientos contaron con la colaboración de personal del Grupo Cero y Delitos Telemáticos.