Que el rival con el que empezó la debacle, sea el trampolín

MENSAJE DEL CAPITÁN. Alexis Ferrero -centro- considera que San Martín levantó el rendimiento futbolístico en las últimas dos presentaciones pero admitió que todavía deben ajustar algunos detalles. Fotos de Matias Napoli Escalero (archivo)

Luego de ese oasis en medio del desierto que resultó ser aquel 3-0 contundente y furioso logrado contra Gimnasia de Jujuy, a partir de una actuación que despertó la ilusión de los hinchas en el arranque futbolístico oficial en este 2017, a San Martín le cambiaron el chip.

Olvidó en el fondo de algún baúl escondido en un recoveco de La Ciudadela ese rendimiento superlativo y dio lugar para que el sufrimiento se apodere de todos en Bolívar y Pellegrini.

Justamente el primer paso en falso luego de esa gran producción contra los jujeños lo dio en Pergamino, ante Douglas Haig, el rival que el fin de semana lo visitará en Tucumán. Aquella vez, el “Santo” mostró todos y cada uno de los síntomas que tiraron abajo cualquier esperanza de pelear por el ascenso y le dio vida a ese fantasma llamado “descenso”.

“Contra Douglas Haig comenzamos a transitar el camino que nos llevó a estar preocupados”, asiente Rodrigo Moreira en diálogo con LG Deportiva, dejando en claro que lo peor parece haber quedado en el olvido luego de las últimas dos jornadas (Crucero del Norte y Estudiantes de San Luis). “Más allá del empate del último domingo, que nos dejó un sabor amargo, hemos mejorado el rendimiento. Sólo debemos aprender a cerrar los partidos”, agregó.

Alexis Ferrero, su compañero de zaga, piensa en la misma línea. “Mejoramos bastante el nivel de nuestro juego. Si analizás detenidamente el partido, te vas a dar cuenta de que ellos no tuvieron jugadas de peligro. Los dos últimos goles se dieron de manera desgraciada. Uno en contra, con un rebote que de 100 veces solo una va al arco y un penal. Igualmente, este domingo tenemos que ganar para que ese punto que sumamos en San Luis se valore mucho más”, explicó el capitán “santo”.

A pesar de que el equipo sumó cuatro de los últimos seis puntos en juego, la posición en la tabla de los promedios no da lugar a relajarse ni a estar con una sonrisa de oreja a oreja. Para colmo, el equipo sufre todas las contras posibles.

Cualquier aproximación del rival sobre el arco de San Martín termina de la peor manera. “Es así”, se resigna Ferrero y agrega: “cuando llega esa racha negativa todo parece conspirar. Nos cobraron tres penales en los últimos cuatro partidos y eso nos hizo perder puntos. Todo suma para agravar la situación, pero no debemos volvernos locos. Hay que hacer fuerzas para que todo cambie”.

El ex central de River no cree que haya algo raro detrás de estos penales en contra. “Son cosas que pasan, a veces a favor y otras en contra. Hay que revertir la situación”, repite.

En cambio, Moreira cree que no es normal esta situación. “Para mí hay algo en contra de San Martín. Ante cualquier duda, los árbitros cobran penal. Nos están perjudicando”, sentencia.

Para lo que sí se ponen de acuerdo es para el deseo de cara al domingo. “Que ratifiquemos la levantada”, piden a coro. Que así sea, imploran en La Ciudadela.

Ajustar los detalles que conspiran para que el equipo pueda sumar los tres puntos en partidos que tiene controlado es el objetivo de Diego Cagna y los jugadores.

Ayer, luego de realizar tareas en el gimnasio ubicado en el primer piso del complejo “Natalio Mirkin”, el plantel realizó una sesión de fútbol formal en la cancha principal. Allí, el entrenador instó a que sus jugadores puedan mejorar en el control y dominio del balón para no terminar asfixiado los partidos.

Hoy, a las 10, en el mismo escenario, se realizará la práctica formal de fútbol. Allí Cagna comenzará a definir el equipo que recibirá a Douglas Haig.

Ese duelo se confirmó para el domingo a las 17 y será controlado por Alejandro Castro, que dirigió una vez a San Martín en este torneo: fue en la derrota 2-1 por la fecha 8, contra Villa Dálmine en La Ciudadela.

La Gaceta