Será desde las 12.30 (hora argentina). El entrenador Julio Lamas admitió que será “muy importante ganar”. La selección nacional viene de perder ante Croacia por 85-90 y los filipinos ante Grecia por 82 a 70.

Lamas afirmó que Filipinas es  “un rival incómodo” porque “no hace un juego tradicional”.

“Su estilo (el del combinado filipino) no nos es familiar. Por eso es muy importante ganar y antes pensar en qué nos conviene hacer para quedarnos con el triunfo”, sintetizó

Lamas recordó que la Argentina ya tuvo experiencias de enfrentarse con rivales “no tradicionales” como con Túnez en los Juegos Olímpicos Londres 2012 (triunfo por 92-69, después de un mal primer tiempo) o con Jamaica en el Premundial Caracas 2013 (derrota 75-81 en la segunda fase del certamen).

“El formato (del campeonato) es así. No pensamos en lo que no tenemos, nos adaptamos”, remarcó el entrenador.

Lamas admitió que en lo que queda “hay poco margen de error”, aunque reconoció que la caída ante los croatas puede devenir en un buen resultado “por la diferencia de tantos” negativa (-5).