El presidente del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna (Ipcva), Ulises Forte, afirmó este miércoles que si la Argentina consigue abrir el ingreso de carne enfriada y con hueso a China, los envíos al gigante asiático podrían incrementarse “todo lo que la industria tenga capacidad de abastecer”.

“El año pasado se exportaron casi 53.000 toneladas de carne congelada sin hueso a China por más de US$ 218 millones. Pero en el inicio del año, ya se registró un 30% de aumento en los envíos”, explicó a Télam Ulises Forte, presidente del Instituto de Promoción de Carne Vacuna (Ipcva)  desde de la ciudad china de Shanghai, donde participa del Salón Internacional de la Alimentación (SIAL), que comenzó este miércoles y se extenderá hasta el viernes próximo.

El presidente Mauricio Macri, de gira por oriente, estará este jueves en el SIAL visitando el stand argentino, que cuenta con 800 metros cuadrados de superficie, y donde se exhiben 24 empresas exportadoras.

Forte destacó que “en el tipo de carne que exportamos a China, el crecimiento es día a día”, y subrayó que en lo que va del año “se está enviando un 30% más”.

“Espero que podamos irnos de China con el compromiso para ingresar carnes de frigorífico”, abogó el titular del Ipcva, quien señaló que “hoy sólo se envía a China carne congelada sin hueso. Por eso el desafío es llegar a este mercado con carne enfriada y con hueso”.
Precisó que “China importa 10 millones de toneladas por año, y Argentina produce 2,5 millones”, con lo cual estimó que si se abre el ingreso de carne enfriada con hueso, la exportación a ese país “podría aumentar todo lo que tengamos capacidad de abastecer”.

Forte subrayó que “China es nuestro principal cliente (en carne congelada sin hueso)”, y remarcó que “hay una fuerte demanda de este mercado”.

“La carne argentina llegó a China para quedarse”, aseguró el dirigente de la Federación Agraria Argentina (FAA), quien puntualizó que desde que asumió el nuevo gobierno “recuperamos la credibilidad de parte del mundo, ahora hay que recuperar los mercados”.
En cuanto a la presencia argentina en el SIAL, destacó que “superó las expectativas, porque el stand para exhibir es inmenso”, y subrayó que “la Argentina es la vedette” de la muestra de alimentos más importante del mundo.

De todos modos, Forte se refirió a la necesidad de mejorar la competitividad, porque afirmó que en la actualidad “es pésima” la capacidad que tiene la producción de carne argentina para insertarse en el mundo.

“Es pésima la competitividad. El costo argentino complica muchísimo a los frigoríficos. Hay que ajustar y corregir variables”, subrayó el titular del Instituto.

Remarcó que para ello es preciso revisar “los costos impositivos, financieros, energéticos, logísticos, laborales, de infraestructura, y los burocráticos”.