El plantel se entrenará en el complejo de Barcelona y habrá banderazo de los simpatizantes en Quito.

GUAYAQUIL. (Guillermo Monti, enviado especial).- Shoppings luminosos, avenidas anchas. La zona comercial y bancaria que los guayaquileños llaman Kennedy Norte es uno de esos rincones en los que América Latina intenta calzarse un traje que no siempre luce a medida. Pero en esta burbuja de opulencia los lujos del hotel Hilton encajan con naturalidad. La multiplicación de alfombras, restaurantes y un lobby tan impresionante que permite seguir el recorrido de los ascensores vidriados de punta a punta es el decorado por el que transita el plantel de Atlético. Tanto fasto no le quita la concentración al grupo y eso es bueno. Aquí aguardará hasta mañana, cuando se embarque hacia Quito para jugarse la clasificación a la próxima ronda de la Copa.

La idea es llegar a la capital ecuatoriana tres horas antes del partido, explican desde el comando central “decano”. Hay plena confianza en los conocimientos que el cuerpo técnico maneja sobre la cuestión de la altura, el tema ineludible en cada charla. En especial, los aportes del profesor Hernán Puerta, de vasta experiencia en el país y en el exterior. Por eso los jugadores arribarán sobre la hora del partido con El Nacional y desde el estadio, apenas concluida la revancha, retornarán a Tucumán.

Pablo Lavallén dispuso una práctica hoy por la mañana en el complejo del club Barcelona, el más grande y conocido de Guayaquil. Será, en principio, a puertas cerradas. El DT no quiere ojos espías en este último ensayo antes del partido, por más que no habrá exigencias a fondo. Hay medios de Quito tan interesados en la puesta a punto de Atlético como el cuerpo técnico de El Nacional, que aguarda a 420 kilómetros.

El contacto con Barcelona se concretó por medio de Alejandro Alfaro Moreno, inolvidable delantero campeón con Independiente que es ídolo y vicepresidente del club guayaquileño. Alfaro Moreno jugó en Atlético en la década del 80 y desarrolló una brillante campaña en Barcelona. Alguien recordó los tres goles que le marcó a San Martín con la camiseta del “rojo” en un partido en La Ciudadela.

Mucho calor y humedad. Esa es la norma en Guayaquil. El mercurio coqueteba con los 30° cuando el plantel bajó del avión y la temperatura será similar hoy. Nada que ver con los 8° -y posiblemente lluvia- pronosticados a la hora del partido. Son las diferencias entre el llano y la altura, y el estadio Atahualpa está enclavado a 2.800 metros sobre el nivel del mar.

Pero no sólo el calor recibió a Atlético: también tres hinchas, que unieron sus vacaciones con la pasión por la albiceleste. Matías Choma y Matías Nieto paseaban por Montañita, sinónimo de diversión en Ecuador, mientras que Rodrigo Monteros se les unió en Guayaquil. Fueron la avanzada de los numerosos incondicionales “Decanos” que llegaron y seguirán llegando. Para hoy se convocó un banderazo en la plaza principal de Quito, donde ya hay muchísimos hinchas y algunos fueron anoche a ver al Sub 20 argentino.

La iniciativa promete repetirse en esta ciudad, aunque hay un dato relevante: el centro histórico está demasiado lejos de Kennedy Norte. Guayaquil es tan grande que distintas realidades conviven separadas por un puñado de cuadras. Es América Latina misma.

Leito confía en el equipo

Antes de abordar el avión, Mario Leito brindó sus sensaciones sobre la revancha. “El objetivo es llegar a la fase de grupos. El primer partido fue difícil y el segundo lo será el doble, pero podemos pasar. En la ida se crearon situaciones para definirlo, pero faltó suerte. De todas maneras quedó claro que fuimos los protagonistas. El equipo está entero”, tranquilizó el presidente.

El otro rival

Además de los 2.850 metros de altura a los que se encuentra el estadio Atahualpa, sede del encuentro, Atlético deberá lidiar con el factor climático. El pronóstico anticipa una noche fría, de entre siete y ocho grados, con posibilidad de lluvia.

Apoyo a los pibes

Los hinchas de Atlético que ya están en Quito fueron anoche al estadio Atahualpa para alentar al Sub 20 de Argentina que perdió 3 a 0 contra Ecuador y complicó sus chances en el Sudamericano de la categoría.