En Plaza Catalunya, las personas que se acercaron a participar del minuto de silencio se unieron en un solo grito contra el terrorismo.

Desde primera hora de la mañana, muchos son los que se han ido acercando a este punto y a otros de la Rambla para mostrar su solidaridad dejando velas y flores en homenaje a las víctimas. Los Mossos han hecho notables controles de seguridad para el acceso a este punto neurálgico de la capital. La multitud se unió en un solo grito: “No tengo miedo”.

La policía catalana habían recomendado a los ciudadanos que quisieran participar en el acto de rechazo por los atentados de Barcelona y Cambrils que acudan a pie y que no lleven mochilas ni bolsas grandes.

El minuto de silencio ha sido respaldado en todas los municipios de España. La convocatoria en Madrid, a la que han asistido la alcaldesa Manuela Carmena y la presidenta de la Comunidad, Crisitina Cifuentes, entre otras autoridades, ha tenido lugar en la plaza de Cibeles. También los agentes sociales se sumaron a la convocatoria y han llamado a los trabajadores a secundar el acto.

Las muestras de solidaridad llegará de todos los rincones del mundo. Por ejemplo, la Comisión Europea ha guardado también un minuto de silencio a la misma hora en la llamada Galería de Presidentes del edificio del Berlaymon de Bruselas, sede de la Comisión Europea.

Catalunya afronta el día después de los atentados yihadistas que ayer golpearon Barcelona y el municipio turístico de Cambrils a la espera de más datos en la investigación policial y en el balance de víctimas, por el momento de 13 muertos, 5 terroristas abatidos y cerca de un centenar de heridos, 88 de ellos en Barcelona.