El proyecto de renovación de 1.600 kilómetros de vías para el Ferrocarril Belgrano Cargas permitirá importantes ahorros en los costos logísticos para los productores del norte argentino, que en el caso de la soja será equivalente a una baja de cinco puntos porcentuales en las retenciones a las exportaciones de este cultivo, actualmente en 30%

Así surge de un análisis elaborado por el director de Estudios Económicos de la Bolsa de Comercio de Rosario, Julio Calzada, y el economista Alfredo Sesé, de la Comisión de Transporte e Infraestructura de la misma entidad, sobre el impacto que los cambios en la operación del sistema ferroviario de cargas en Argentina originarían en los costos logísticos de los productores del NEA y el NOA que envían soja, trigo y maíz a los puertos de Rosario y Santa Fe.

La renovación del Belgrano Cargas “podría representarle a estos productores una mejora de 17% en el precio que recibe hoy por la venta de su maíz, o un 9% en el de la soja o un 19% en el del trigo”, aseguraron Calzada y Sesé.

Asimismo, puntualizaron que este ahorro de costos en el transporte “equivaldría a realizar hoy una baja de retenciones a la soja del 30% al 25%”.

Para el ensayo, los economistas tomaron como referencia el envío de mercadería desde la localidad tucumana de Cevil Pozo a los puertos del Gran Rosario, con una distancia de 830 kilómetros.

En este caso, la tarifa fijada por la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac) para el transporte de cereales y oleaginosas asciende a 831 $ por tonelada para la distancia tomada.

Esta tarifa implica un costo de transporte camionero de u$s 0,064 por cada tonelada por kilómetro, a un tipo de cambio tomado en $ 15,84 por dólar.

Así, “un productor de Cevil Pozo no obtiene por su soja el precio de pizarra o el vigente en el Gran Rosario de $ 4.270 por tonelada, sino que es castigado con el flete de 830 km, obteniendo un valor supuesto de $ 3.439”, destacaron Calzada y Sesé.

Precisaron que lo mismo le sucede a ése productor si cosecha maíz, por el cual obtiene $ 1.849 por tonelada, en lugar de los $ 2.680 de pizarra; y en el caso del trigo, $ 1.689 en vez de $ 2.500.

A un tipo de cambio de $ 15,84 por dólar, los precios que estaría recibiendo actualmente el productor del norte son u$s 217 por cada tonelada de soja; u$s 116 para la de maíz, y u$s 105 para la de trigo.

“En el futuro, con el Belgrano Cargas rehabilitado e implementado un nuevo sistema ferroviario que mejore la operación y baje el costo para el productor, el flete ferroviario al Gran Rosario podría bajar a u$s 0,04 tonelada por kilómetro, de los actuales 0,064”, subrayaron Calzada y Sesé.

Este ahorro de costo para el productor de u$s 0,024, significaría para el caso del ejemplo de los envíos de Cevil Pozo, de u$s 19,92 por tonelada.

Así, esos casi u$s 20 por tonelada de ahorro de costos, comparados con los precios que actualmente recibe el productor, equivalen a que le aumente un 17% el precio del maíz, 9% el de la soja y un 19% el del trigo.

“Son cifras importantísimas que ameritan pensar en un cambio estructural en la logística de transporte en Argentina”, remarcaron los expertos.

Esos casi u$s 20 por tonelada de ahorro de costos, comparados con el precio de la soja que actualmente recibe el productor del norte, equivalen a que le bajen las retenciones de la soja del 30% al 25%.

El Belgrano Cargas transportó 121.653 toneladas de carga en noviembre último, cifra que representó un récord que no se alcanzaba desde hace 16 años.

Para este año habrá una inversión de u$s 2.470 millones para rehabilitar los 1.600 kilómetros de vías entre las provincias de Jujuy, Salta, Tucumán y Santa Fe, además de la compra del material rodante como vagones y locomotoras.

El proyecto de recomposición de la red ferroviaria, que desde la compañía estiman que finalizará en 2019, comenzó el año pasado, con trabajos de rehabilitación de 500 kilómetros de vías. y este año llegarán de China 1.000 vagones.