Los resultados mandan, eso es lo que comienza a escucharse en las tribunas del estadio mas caliente del país. San Martín no consigue salir del fondo de la tabla y perdió inmerecidamente 2-1 con Villa Dálmine, en partido correspondió a la octava fecha de la Primera B Nacional.

Pese a jugar de manera aceptable y con dinámica en la primera mitad, no logro concretar las llegadas que tuvo sobre el marco de su rival.

En el complemento, al minuto, por gol de Ezequiel Cérica, se encontró abajo: 0-1. San Martín sintió el golpe y perdió el rumbo. Sin embargo a los 12′, por intermedio de Diego Bucci, consiguió el empate, que duró hasta el minuto 38, cuando Pablo Ruiz metió una volea que dejó sin respuesta a Taborda y cerró el resultado.

Pese a que jugó sus mejores 45 minutos desde su vuelta a la categoría, la falta de certeza en la definición, comenzó a causar malestar en la hinchada.

San Martin se encuentra ultimo y no podrá tener un nuevo traspié sin consecuencias en el banco de suplentes.