Los peritos levantan muestras en un terreno posterior del predio. Durante el rastrillaje se habrían encontrado ropas y objetos que podrían haberse utilizado en el presunto crimen.

Bajo un manto de hermetismo, un nuevo operativo por la desaparición de Daiana Garnica se realiza esta mañana en un terreno que está en la parte posterior de la ladrillera. Allí, la Policía y los peritos hallaron ayer elementos sospechosos que podrían están vinculados al caso de la adolescente de 17 años.

Personal científico de la Policía Federal se presentó a la mañana a realizar el levantamiento de muestras y algunas pericias que se le harán al material genético que se habría encontrado en el lugar donde trabajaba Darío Suárez, el principal sospechoso por el caso.

A pesar del hermetismo, se especula que durante el rastrillaje de ayer, del que participaron 200 efectivos policiales, se habría encontrado prendas y algún elemento que pudo haberse utilizado en el presunto crimen.

Los padres de la adolescente, en tanto, fueron citados esta mañana para reconocer mediante fotografías los elementos encontrados, pero el resultado fue negativo.

Los nuevos operativos fueron impulsados por el fiscal Diego López Ávila, que se encuentra subrogando la fiscalía de Claudio Bonari. Ya la semana pasada había ordenado que se inspeccionen los pozos ciegos de las viviendas de los acusados, sin que hubiera resultados positivos.

Ayer se cumplieron dos meses de la desaparición de Daiana Garnica. La adolescente de 17 años salió el sábado 6 de mayo de su casa en el barrio Julio Abraham, en Alderetes, para acompañar a su vecino Darío Suárez a hacer unas compras. Nunca más apareció. Por el caso son 12 los detenidos.

El fiscal Bonari sospecha que Suárez, mediante engaños, sacó a la adolescente de su casa y la llevó a algún lugar donde habría cometido el ataque. También estima que el principal acusado no actuó solo, sino que contó con la colaboración de algunos allegados. Fabián “Sapo” Pacheco, compañero de trabajo, y Juan Mátar, dueño de la ladrillera, serían los principales comprometidos.