“Es una gran injusticia que personas como De Vido no estén procesadas; es el principal responsable”, dijo la ex legisladora en diálogo con Télam Radio, y recordó que denunció el hecho en 2008.

Elsa Quiroz, ex diputada de la Coalición Cívica (CC) y primera denunciante de la causa Sueños Compartidos, lamentó este martes que la Justicia haya dictado la falta de mérito al ex ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, al considerar que es el “principal responsable” de la supuesta maniobra en perjuicio de los fondos del Estado investigada en ese expediente.

“Es una gran injusticia que personas como De Vido no estén procesadas; es el principal responsable”, dijo la ex legisladora en diálogo con Télam Radio, y recordó que denunció el hecho en 2008.

Ayer, el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi procesó a la titular de la Fundación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini; a su ex colaboradores Sergio y Pablo Schoklender y a un grupo de ex funcionarios públicos en el marco de la causa en la que se investigan presuntas irregularidades en el manejo de fondos del programa Sueños Compartidos, destinados a la construcción de viviendas sociales.

No obstante, dictó la falta de mérito de todos los ex gobernadores e intendentes investigados, entre los que se encontraban los ex ministros Julio De Vido (Planificación) y Carlos Tomada (Trabajo).

“Espero que (el juez) no lo corra definitivamente del caso (a De Vido) porque él estaba en el lugar desde donde se emitían los cheques que pasaban luego por las secretarías y subsecretarías”, aseguró Quiroz.

También dijo que De Vido “tenía un protocolo de control que no se ponía en práctica”, con lo cual “no puede decir no estuve, o sí, porque en esencia era su responsabilidad”.

Por otra parte, la ex diputada pidió analizar la participación de Bonafini como de Schoklender en tanto “ciudadanos comunes”, más allá de que “a algunos nos guste uno u otro”.

Martínez de Giorgi procesó por el delito de defraudación a la administración pública por administración fraudulenta a Sergio Schoklender, Pablo Schoklender, Abel Fatala y José López, en tanto a Hebe de Bonafini la procesó como partícipe necesaria de la maniobra, consistente en el desvío de más de 200 millones de pesos, según consta en el fallo, de 552 páginas.

Según Marínez de Giorgi, Bonafini “conocía los desmanejos financieros que realizaban los apoderados de la Fundación (los hermanos Schoklender) que ella misma había instituido, y que, en tal sentido, al menos participó de esos quehaceres aprobando los irregulares balances de la institución”.

Sobre los hermanos Schoklender aseguró que actuaron “en connivencia” con funcionarios públicos nacionales, que se valieron del prestigio de la fundación en materia de derechos humanos para conseguir los fondos públicos y gestionarlos de manera indebida, sin despertar sospechas.

Asimismo, diferenció la situación respecto de De Vido, sobre quien el magistrado escribió: “No se han obtenido evidencias relevantes que lo ubiquen participando de modo personal en la gestión de aprobación de pagos, financiamiento o adelantos, a la fundación, o a las jurisdicciones locales, circunstancia sí acreditada con relación a la Secretaría de Obras Públicas”.

Entre los ex mandatarios provinciales que recibieron también la falta de mérito se encuentra Jorge Capitanich (Chaco), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Maurice Closs (Misiones); y el actual gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz.