Una pobre retribución para el productor

BUENOS AIRES.- La diferencia entre el precio que pagó el consumidor en góndola por mercadería agropecuaria en octubre “se multiplicó seis veces” respecto de lo que recibió el productor en el campo, reveló un informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). La entidad destacó que el Índice de Precios de Origen y Destino (IPOD), de CAME, “se disparó 21,9% en octubre” con respecto al mes anterior y “dejó la brecha en su mayor nivel desde enero de 2016”. El informe sostuvo que la escalada de la brecha en la comparación mensual estuvo liderada por el zapallito, “que registró una fuerte baja en el valor pagado al productor”.
“La brecha del zapallito se duplicó con creces -a 7,65 en octubre desde 3,07 en septiembre-, ya que su precio de origen sufrió un desplome que no fue acompañado por el valor en góndola. También registraron alzas grandes las brechas del pimiento y el brócoli, a 6,44 veces y 7,25 veces, respectivamente”, señaló. Asimismo, indicó que en la canasta ganadera relevada (huevo, carne de pollo, carne de novillito, leche y carne de cerdo), el IPOD “bajó a 3,86 en octubre desde 4,07 en septiembre”. “La caída fue impulsada por una mejora en la brecha de la carne de cerdo, dado que su valor al productor registró un alza, pero su precio al consumidor retrocedió”, explicó. El informe puntualizó que de los 20 alimentos agrícolas que integran la canasta del IPOD, en 10 mejoró la brecha de precios productor-consumidor, en 15 bajó el valor de origen y en 12 aumentó el de destino.

“En promedio, los valores de origen cayeron 9,8% en octubre, en tanto que los precios de destino subieron 2,7%. Eso explica la suba del IPOD”, señaló. Según el relevamiento, los productos con mayor diferencia entre el precio de origen y destino en octubre se verificaron en la pera (13,99), la naranja (12,80), la manzana (8,28), mandarina (8,07),limón (7,77) y zapallito (7,65). En cambio, los productos donde menos se multiplicaron los importes desde que salieron del campo y hasta que llegaron al consumidor fueron: la calabaza (1,82), el ajo (2,25) y la zanahoria (2,62).

“En la calabaza (o coreanito), continúa un llamativo repunte de los precios de origen que la llevó a más del doble del mismo período de 2015. Los precios al productor de estos tres alimentos agrícolas están ahora en sus máximos para sus series”, remarcó. El análisis resaltó que “un dato interesante a mirar es lo que sucede con los precios de las frutas y verduras hasta que llegan a los mercados de abasto”. “En promedio, los precios se multiplican por tres veces hasta su colocación en los más de 20 mercados concentradores que hay en el país, y por seis veces hasta llegar a la góndola”, detalló.

A modo de ejemplo, mencionó que “la acelga se multiplica por 2,5 veces hasta que llega a los mercados concentradores y 4,7 veces hasta que alcanza al consumidor; la berenjena se multiplica por 2,4 veces hasta esos mercados y por 5 veces hasta la góndola”. “Hay productos, como el brócoli, que sólo se multiplica 2,8 veces hasta los concentradores y 7,2 veces hasta la góndola”, finalizó la entidad. (DyN)