Las agresiones comenzaron cuando una joven echó a un vecino de la vereda de su casa. Dos personas fueron hospitalizadas.

Una batalla campal se desató ayer por la tarde en el barrio Islas Malvinas, en Villa Carmela. Dos familias se enfrentaron con armas de fuego, cuchillos, pedradas y golpes de puño luego de que una joven echara de la vereda de su casa a un vecino. Dos personas tuvieron que ser hospitalizadas: una recibió un tiro en la cara y la otra resultó con heridas de arma blanca en el tórax.

De acuerdo a la denuncia policial, una joven de 24 años denunció por la tarde que un vecino habría estado consumiendo drogas en la vereda de su casa por lo que lo corrió del lugar. El joven se ofuscó y le propinó un golpe de puño en la cabeza a la muchacha y la persiguió hasta el interior de su casa para volver a agredirla. La joven llamó entonces a sus tres hermanos, que viven en la zona del Mercofrut.

Al arribar los hermanos de la joven, se desató una violenta pelea a la que se sumó la pareja de la denunciante. Todo terminó 20 minutos después cuando se escucharon detonaciones de arma de fuego, gritos y corridas. Como consecuencia, un joven de 21 años fue trasladado al Hospital Padilla con una herida de arma de fuego en el pómulo, con orificio de entrada y salida.

Con la calma restablecida en el barrio y mientras la Policía labraba las actas correspondientes, se notificó que en la ruta 315, cerca del lugar de los hechos, dos de los hermanos de la joven agredida fueron interceptados por amigos del agresor y uno de ellos resultó con heridas de arma blanca en el brazo izquierdo y tórax posterior.

Dos personas fueron aprehendidas por la batalla, mientras que en horas de la noche una mujer llevó a su hijo de 14 años a la comisaría para denunciar que él había sido el autor de las agresiones ocurridas en la ruta 315.

 

 

 

 

La Gaceta