Un informe de la consultora Noanomics reveló que de 24 sectores de producción primaria, 10 exportaron más y 14, menos. El 2015 fue peor. Suba de reintegros fue positivo

La devaluación del 60% de comienzos del año pasado sumado a la quita de retenciones de 5% mejoró el estado de situación de las economías regionales, que venían atravesando un escenario crítico. El monitoreo de 24 productos primarios –excluyendo cultivos extensivos como los granos– reveló que durante el año pasado aumentaron los sectores que crecieron y son menos los que presentaron bajas en sus ventas al exterior respecto de 2015.

De acuerdo con un informe realizado por la consultora Noanomics, a cargo de Félix Piacentini, a octubre del año pasado, 10 sectores exhibían alzas en los volúmenes despachados y 14 mostraban bajas, mientras al mismo mes del año anterior, sólo crecían seis rubros. “Las economías regionales están mejor, pero muchas todavía siguen sufriendo y el camino hacia una recuperación plena aún no está completado”, plantea el documento.

Los sectores lácteo y maderero son los que presentaron las mayores mermas durante casi todo el año pasado (baja de 21%), mientras que los que más crecieron en el acumulado a octubre fueron la producción de limón (suba de 51%); miel (70%) y tabaco (84%). Los datos del cierre de 2016 aún no fueron informados por el Senasa, pero todo indica que reafirmaron la tendencia. Una noticia alentadora de la última semana fue el aumento en los reintegros a la exportación de los productos agroindustriales, que representará una mejora de entre 0,5 y 4 puntos porcentuales, según el caso.

De acuerdo con el análisis comparativo, 13 de los rubros que mostraban caídas en las cantidades exportadas en 2015, el año pasado siguieron cayendo, pero menos. Mientras que cinco de los que se contraían, ahora crecen. Los que revirtieron la tendencia negativa son la producción de arándanos, que pasó de registrar una contracción de 34% a crecer 38%; de miel (pasó de caer 22% a aumentar sus exportaciones 70%); mariscos (pasó de baja de 14% a suba de 7%); té (mejoró de caída de 7% a 18% de alza) y pomelo, que no había mostrado crecimiento en sus exportaciones en 2015 y el año pasado generó un repunte de sus ventas de 19%. También hubo casos como el de la producción de huevos y derivados, que durante 2016 empeoró su performance, al mostrar una caída de 10% en sus despachos al exterior, contra un aumento de 8% del período anterior.

El informe aclara que entre los factores que ayudaron al repunte de las economías regionales se destaca una mejora del tipo de cambio real multilateral de 13,7%, versus una apreciación de 22% que enfrentaron en 2015; la eliminación de las retenciones; la reducción del costo salarial en dólares de 17%, frente al aumento otorgado el año anterior; y una merma de 21% en el flete camionero en dólares, cuando en 2015 se había encarecido 12%.

“El problema (aseguró Piacentini) es que mientras la inflación y los costos internos sigan su camino, y en la medida en que el ritmo de depreciación del tipo de cambio nominal sea igual o menor en 2017, la situación de las economías regionales no mejorará demasiado en el mediano plazo hasta que el gobierno pueda reforzar los pilares fundamentales de una competitividad genuina”. El economista mencionó la infraestructura de transporte y logística, una reforma tributaria que suprima los impuestos distorsivos y una mayor penetración del crédito en el sistema productivo.

Sobre la medida de aumentar los reintegros a la exportación, Piacentini remarcó que “ayudan pero no dejan de ser un parche” y sostuvo que si bien ve una recuperación mayor este año, el tipo de cambio sigue siendo una amenaza, ya que se espera que siga apreciándose durante el 2017. “Creo que la mayor esperanza para este año pasa por la recuperación de los mercados que se perdieron durante la etapa híper proteccionista post cepo del kirchnerismo”, remarcó el analista, quien recordó que sólo en productos agropecuarios, la Argentina perdió mercados por u$s 5000 millones desde 2011 por dejar de abastecer a países sudamericanos.

 

 

 

El Cronista