Esta etapa Iquique-Calama, de 531 kilómetros totales, con 451 km de especial, hará coincidir en el mismo trayecto a autos, motos, cuatriciclos y camiones, después de experimentar varios recorridos diferenciados y también de innovar con jornadas de descanso por separado que comenzaron las motos y los cuatriciclos el sábado y completaron los coches ayer lunes.

Este novedoso esquema incluyó etapas maratón (en las que los pilotos dejan sus vehículos en parque cerrado sin atención de mecánicos entre una etapa y otra) que en el caso de las motos y cuatriciclos se combinó domingo y lunes con la ida y vuelta al extenso salar de Uyuni (Bolivia) en medio de condiciones meteorológicas durísimas, que incluyeron lluvia, granizo y hasta nieve.

“Está previsto el salar de Uyuni, pero vamos a ser cautos esta vez y no vamos a decir nada. Quién sabe, tal vez esa sea la sorpresa del Dakar 2015”, le había dicho el director deportivo del rally, el francés David Castera, a Télam, antes de la largada.

“Creo que se ha pasado un límite que no se tendría que a haber pasado”, resumió este lunes el español campeón de motos Marc Coma entrevistado por Télam en el campamento, al final de la octava etapa de motos y cuatriciclos que la organización debió acortar en una parte del recorrido que debía correrse a 4.200 metros de altitud bajo la nieve y el frío extremo.

Hasta ahora, abandonaron 61 autos, 62 camiones, 23 cuatriciclos y 12 camiones, 158 del total de 406 que partieron.

“Así es el Dakar”, respondió hoy a las críticas el director del rally, el francés Etienne Lavigne. “Me hubiera gustado correr esta etapa”, agregó Castera, ex piloto. En la tercera etapa, el polaco Michal Henrik, de 39 años, falleció por deshidratación antes de llegar a Chilecito junto a la ruta de la prueba, donde los organizadores lo encontraron su vida junto a su moto.

En lo estrictamente deportivo, la primera mitad de la prueba dejó a varios virtualmente sin chances, como el argentino Orly Terranova (MINI), quien perdió mucho tiempo recuperándose de un golpe cuando en la tercera etapa disputaba los primeros puestos, aunque sigue corriendo y puede extender todavía su marca de dos triunfos de etapa.

En cambio abandonaron sus compatriotas Juan Manuel “Pato” Silva (Colcar), después de un espectacular vuelco del que salió ileso aunque su copiloto con fracturas, y Lucio Álvarez (Toyota), por problemas mecánicos. Emiliano Spataro (Renault Duster) quedó muy retrasado, a 7h 52m 37s y 24to en la general, pero en carrera.

También quedaron fuera grandes figuras, como el español campeón en 2010 (con VW) Carlos Sainz, quien abandonó frustrado por un accidente en el regreso de la marca Peugeot al Dakar, y este lunes uno de los que peleaba por la punta en motos, el español Joan Barreda Bort (KTM), remolcado este lunes hasta el campamento en Iquique.

En cuatriciclos, la legión argentina sufrió la baja de figuras como Sebastián Halpern, Lucas Bonetto y Pablo Copetti, los tres con aspiraciones a ganar etapa (Bonetto ganó de hecho la tercera) y disputar los primeros puestos de la general.

Pero, del mismo modo, esta primera mitad del rally reafirmó las posibilidades que desde el inicio se le asignaban, por ejemplo, al qatarí Nasser Al Attiyah (MINI) y a sus pretensiones de repetir el título en autos, asediado por el sudafricano Giniel De Villiers (Toyota) a 8m 27s y por la revelación, el saudita Al Rajhi (Toyota), a 18m 40s, con rivales de temer como el multicampeón Stephane Peterhansel (Peugeot) muy lejos, a 1h 51m 46s.

En motos, Coma mantuvo el liderazgo, aunque seguido a distancia prudencial por la Honda del portugués Paulo Goncalves, a 9m 11s, y más atrás la KTM de otra grata sorpresa, el chileno Pablo Quintanilla, a 11m 11s.

En cuatriciclos, la nota de la primera mitad la dio el chico cordobés Ignacio González Ferioli, quien debutó en el Dakar hace un año como el más joven de la historia del rally, ayer lunes ganó su primera etapa superando las adversidades climáticas y de terreno del salar entre Uyuni e Iquique y se coló así cuarto en la general, a 2h 45m 46s del puntero, el chileno Ignacio Casale, perseguido por el polaco Rafal Sonik a 6m 49s y por el uruguayo Sergio Lafuente, a 49m 11s, todos ellos con Yamaha.

El miércoles, el rally entrará nuevamente en territorio argentino para hacer escala en Salta desde Calama (891 km totales), el jueves unirá Salta con las Termas de Río Hondo en Santiago del Estero (512 km), el viernes llegará a Rosario (1.024 km) y el sábado concluirá con la décimo tercera etapa en Buenos Aires (393 km).