Se trata de la versión moderna de los Super Estandard que se usaron durante la guerra de las Islas Malvinas. También se sumarán barcos patrulla y se renovarán un par de modelos Hércules.

En una de las compras más relevantes en materia de reequipamiento militar de la era de Mauricio Macri, el Ministerio de Defensa definió la adquisición de seis aviones cazabombarderos a Francia por un total de 10 millones de dólares.

Según adelantaron a Infobae fuentes calificadas del Ministerio de Defensa, la Argentina concretará en junio próximo la compra a Francia de 6 aviones Dassault-Breguet Super Étendard, conocidos como el “estandarte”. Se trata de los cazabombarderos que pueden ser utilizados desde un portaaviones y que fueron diseñados por Dassault-Breguet para la Armada francesa.

El Super Étendard fue utilizado por la Argentina en la guerra de las Islas Malvinas en 1982, cuando esas aeronaves disparaban los misiles Exocet desde el portaaviones ARA 25 de Mayo.

Según confiaron las fuentes consultadas, los aviones que se incorporarán a la Fuerza Aérea están modernizados y formarán parte del nuevo equipamiento militar que está dispuesto a adquirir el gobierno de Macri en lo inmediato.

Por otra parte, el Ministerio de Defensa ya avanzó en las tratativas para construir en los astilleros de Tandanor cuatro barcos de patrullaje, con el aporte de Francia, Italia y China. Estas embarcaciones se sumarán a los barcos LICA que se están fabricando en el astillero de Río Santiago bajo supervisión de la Sociedad de Clasificación Nippon Kaiji Kyokai (NKK) que ya aprobó los primeros planos estructurales con los que se inició el corte de chapa y se entregarán en 2018.

A su vez, en los planes de reequipamiento militar que está elaborando el Ministerio de Defensa figura la modernización de cinco aviones Hércules: dos ya estarían listos y fueron supervisados por técnicos de los EEUU en la fábrica de aviones de la Argentina FADEA. Se prevé que estos aviones de la Fuerza Aérea podrán ser usados también para combatir incendios.

“Los planes que estamos llevando adelante constituyen uno de los mayores programas de reequipamiento militar y compra de aviones de la Argentina de los últimos 15 años”, dijo una fuente calificada del Ministerio de Defensa que dirige Julio Martínez. No obstante, los funcionarios del gobierno que trabajan en el tema desecharon de plano la idea de que se esté pensando en comprar elementos por unos 2.000 millones de dólares, como se especuló hace unos meses atrás. En rigor, por la compra que se prevé en lo inmediato, Defensa no tiene proyectada una suma mayor a los 30 millones de dólares.