Argentina va a seguir negociando el ingreso de carne vacuna a Estados Unidos, de carne ovina patagónica y de cítricos dulces.

La Argentina y Estados Unidos acordaron el juevesr un intercambio comercial al firmar ese país el último documento necesario para empezar a importar limones argentinos y a cambio, el gobierno del presidente Mauricio Macri autorizó la importación de carne norteamericana de cerdo, luego de 25 años de prohibición por cuestiones sanitarias. Así lo informaron fuentes oficiales a la agencia de noticias DyN, al tiempo que precisaron que “lo que se acordó fue que EEUU firmara el plan de trabajo, que es el último documento necesario para poder embarcar limones argentinos”.

EEUU estimó que las exportaciones anuales serían de15.000 a 20.000 toneladas, realizándose en contra-estación, durante el verano del hemisferio norte (abril-agosto), cuando la producción estadounidense es muy reducida.

Las fuentes indicaron que, al mismo tiempo, la Argentina “empezó a coordinar la agenda de trabajo para verificar el proceso de certificación sanitaria para importar cerdos” proveniente de Estados Unidos. Destacaron que “esto no quiere decir que mañana mismo se empieza a importar cerdos de Estados Unidos, y aclararon que “esto se va a llevar a cabo en base a los estándares de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE por sus siglas en inglés)”.

Además, indicaron que “la Argentina va a seguir negociando el ingreso de carne vacuna a Estados Unidos, de carne ovina patagónica y de cítricos dulces”.

Por la tarde, la Oficina de Prensa de la Casa Blanca informó en un comunicado que “el presidente de Estados Unidos, Donald J. Trump, anunció ayer que Estados Unidos y Argentina acordaron términos que permitirán que el cerdo estadounidense ingrese al mercado argentino por primera vez desde 1992”. El informe de la Casa Blanca señaló que “el acuerdo sigue a la reunión del 15 de agosto entre el vicepresidente Mike Pence y el presidente Mauricio Macri de Argentina durante la visita del vicepresidente a Buenos Aires”.

Los productores de cerdo de la Argentina habían expresado su rechazo a esta operación comercial por considerarla contraria la producción nacional, además de los peligros que representaría el ingreso de carne porcina de Estados, por estar afectada por el síndrome disgenésico y respiratorio.

La Gaceta