Los jugadores esperaron durante todo el entrenamiento la oficialización de su participación en la Copa y nunca llegó. ¿Podrán terminar de celebrar hoy?

El día no se condecía con el sentimiento que llevaban intrínsecamente los jugadores de Atlético. Adentro de cada miembro del plantel “decano” estaba soleado y la única nube que se veía era la que salía imaginariamente de su cabeza representando un sueño: jugar la Copa Libertadores.

Claro, nada de eso podía exteriorizarse mucho; durante el entrenamiento, la AFA todavía no había oficializado su participación en el torneo continental del próximo año. Los que sí estaban afuera eran los rumores. Voceros del club y del propio organismo y medios nacionales daban por hecho que lo único que faltaba para confirmar que la sexta plaza para Argentina en la Copa sería para Atlético, era el comunicado oficial.

“El viernes teníamos una alegría inmensa porque creíamos que se coronaba de la mejor manera un torneo espectacular (el Transición 2016) pero con todo lo que pasó uno quedó expectante y con incertidumbre. Esperemos que se defina y cuando eso pase, ver como reaccionamos”, declaró Nery Leyes pasadas las 18.30.

El propio Leyes, el viernes, haciéndose eco de todos los medios (nacionales e internacionales), tuiteó sobre el tema y ahí pudimos ver como es la reacción de un jugador que clasificó a un torneo que jamás jugó (ni él ni su club). “Luchando sin atajos. Atlético Tucumán de América”, escribió el fueguino.

En la misma red social, Enrique Meza Britez reprodujo las notas que aseguraban que el “Decano” estaba en la Libertadores e hizo su festejo. Pablo Cáceres y Franco Sbuttonihicieron lo propio por Instagram. Ninguno se retractó o borró sus publicaciones pero sin dudas quedaron en stand by.

Ayer, luego de un intenso fin de semana de negociaciones entre las autoridades de Atlético e Independiente y en el que el desempate fue, por un momento, la opción más viable, nadie quería exteriorizar mucho.

Antes de dar la nota, Leyes salía de un vestuario en el que nadie se miraba a la cara. Todos los ojos estaban posados sobre los celulares esperando que Twitter, Facebook o hasta Whatsapp les de la noticia tan esperada.

“Era de lo único que hablábamos en el vestuario. Estábamos muy ansiosos por saber si se definía el tema de la Copa o no”, contó Guillermo Acosta, otro de los que tenía todas las ganas de liberar un festejo interno que sólo necesita de la firma del departamento legal de AFA para ser desatado. Los utileros y parte del departamento médico preguntaban a cada rato. “Dicen que ya está, ¿puede ser?”, consultaban pero no encontraban respuesta positiva.

Los jugadores salían de bañarse, la oficialización seguía sin aparecer y el clima exterior seguía siendo el mismo: nubes negras y la lluvia cayendo. Aún así, algo de sol salía de las entrañas del “Bebé”. “Es increíble la sensación. No podemos caer todavía”, aseguró Acosta en un desliz de felicidad que varios se lo permitieron aunque todas las declaraciones finalizaban con la misma frase: “esperemos que se confirme”.

“Nos pone muy felices pero no solo a nosotros sino a todo el club. Es un hecho histórico para Atlético, la provincia y toda la región. Es un lindo incentivo para todo lo que viene”, dijoIgnacio Canuto, otro de los que se situó en el caso de que todo se confirmara positivamente.

El pronóstico para hoy es el mismo: lluvia en diferentes momentos del día y varios nubarrones. El del semblante del plantel en su interior es el mismo y esperan exteriorizarlo sin temor a equivocarse en la siguiente afirmación: Atlético jugará la Libertadores.

El equipo prepara el partido contra Boca y los hinchas, un gran recibimiento

La lluvia apaga el fuego de la ansiedad de un plantel que mira más a Boca que lo que será un hecho histórico a futuro, cuando se confirme la participación de Atlético en la Copa Libertadores 2017.

Por lo pronto, ayer comenzó a prepararse el “Decano”, a trabajar para repetir en el Monumental de 25 de Mayo y Chile lo que fue la hazaña de febrero pasado durante el Torneo de Transición, en La Bombonera: vencer a Boca.

“Gracias a Dios hemos ganado cierto respeto, a base de esfuerzo, de confianza”, explicaNery Leyes, el mandamás del medio campo de un Atlético de pecho inflado tras ponerle los puntos a Independiente en Avellaneda. Atlético le sacó el título de “Diablo” al “Rojo”. Lo tentó y después lo fusiló.

Pero ahora se viene un Boca pleno, ganador, pero endeble de a ratos. “Tenemos confianza y sabemos jugar este tipo de partidos”, agrega Leyes, también partícipe en aquel 1-0 final en La Ribera, con gol de Leandro González.

“Esperemos que todo salga bien”, reza Nery y vuelve a lo suyo: concentrarse para una nueva batalla en el campeonato.

Lo que viene

La semana será bastante movida, por lo que se espera que desde el cuerpo técnico intentarán sacarle la mayor cantidad de presión a los jugadores hasta el día del partido, el domingo, a las 20. Puede que a partir de mañana se decida cerrar las puertas, en pos de evitar la visita de hinchas que, de buena fe, buscan darle aliento a los futbolistas.

Lo seguro es que antes del partido con el “Xeneize” habrá un recibimiento a toda orquesta. No es un partido más el del domingo. Carlos Tevez, Ricardo Centurión y compañía son toda una atracción para los fanáticos del fútbol mundial y local.

 

 

 

La Gaceta