La decisión la tomó el presidente Provisional del Senado, Federico Pinedo, ante la polémica situación que se vivió la semana pasada cuando el presidente de la Comisión, el massista Alfredo Luenzo, pasó a la firma la iniciativa sin que hubiera quórum en la reunión.

El proyecto de ley que comtempla rebaja en las comisiones que pagan los comercios a las tarjetas de crédito deberá volver al seno de la Comisión de Industria y Comercio del Senado para su discusión, informaron esta tarde fuentes de la Secretaría Parlamentaria.

En ese marco, en el documento aparecieron las firmas de tres senadores que no estuvieron en el encuentro: el porteño de Proyecto Sur Fernando ‘Pino’ Solanas y los kirchneristas María Pilatti Vergara y Salvador Cabral.

Por ello, el dictamen fue impugnado por las oficialistas Pamela Verasay y Laura Rodríguez Machado, quienes elevaron una queja a Pinedo y a la Secretaría Parlamentaria.

Por el contrario, el senador Luenzo insistió en que el dictamen debía ser enviado al recinto de sesiones y allí introducirle las modificaciones que crean necesarias.

No obstante, reconoció que la próxima semana intentará volver a reunir a la comisión “para revisar el dictamen, si es que los firmantes están de acuerdo”.

Asimismo, Pinedo y el jefe del bloque del Frente para la Victoria, Miguel Angel Pichetto, acordaron que sólo podrán firmar dictamen de un asunto quienes hayan asistido a la comisión en la que se discutió la cuestión.

Para ello, cada senador presente deberá firmar un acta de asistencia que luego será cotejada con las firmas de los dictámenes que se hayan consignado ese día.