El Dakar 2014 encara hoy su séptima etapa, la que marca el inicio de su segunda parte, el ingreso a Bolivia por primera vez y la última jornada en la Argentina, donde corren autos y camiones disputarán la especial en Salta y Jujuy.

La etapa de hoy es la última diferenciada del rally pero el punto saliente lo tienen las motos y cuatriciclos que se preparaban para encarar su segunda etapa maratón, que los traerá hasta Bolivia, país que recibe al Dakar por primera vez, mientras que autos y camiones harán un recorrido bluque Salta-Salta.

Las motos, que esta mañana aguardan que mejoraran las condiciones climáticas para largar por lo que la dirección de la prueba decidió cortar la especial en 104 kilómetros, tendrán una etapa extenuante de 768 kilómetros totales, de los cuales 259 serán de carrera pura, divididos por una neutralización de 8 kilómetros.

El tramo cronometrado para las dos ruedas comenzará en territorio argentino, a la altura de la Laguna de Pozuelos, en Jujuy, y luego enfilarán hacia Potosí,  en caminos que requerirán mucho cuidado con la navegación, y con el apunamiento, puesto que los pilotos deberán afrontar alturas de hasta 3.800 metros.

Aquellos que hayan logrado sortear las dificultades de la etapa se encontrarán entonces con la majestuosidad del salar  de Uyuni y el recibimiento de miles de bolivianos que llegaron a esta ciudad que vive la fiesta del Dakar.
Autos y camiones también tienen una etapa exigente y cuyo tramo de carrera de 500 kilómetros se disputará en Salta y Jujuy.

Es una especial rápida, con pisos quebradizos y engañosos en el arranque y más velocidad para la segunda parte de carrera, en el que volverán a aparecer las condiciones de rally, y caminos de altura de 3.500 metros.