Jorge Hugo Canavesi, quien integraba el Salón de la Fama de la Federación Internacional de ese deporte (FIBA), falleció este viernes a los 96 años.
Profesor de Educación Física, Canavesi practicó de muy joven voleibol y luego se dedicó al básquetbol en el club Gimnasia y Esgrima de Villa del Parque.

Con la llegada del peronismo al poder, Canavesi estuvo a cargo de la dirección deportiva de la Unión de Estudiantes Secundarios (UES) en la Quinta de Olivos.

En primera instancia, Canavesi entrenó al seleccionado de básquetbol que participó en los Juegos Olímpicos de Londres en 1948, donde el equipo perdió por pocos puntos con el poderoso elenco de los Estados Unidos.

Allí ya se comenzó a vislumbrar su importante trabajo en la selección y dirección de jóvenes valores. Alguna vez, entrevistado en su hogar de la localidad bonaerense de Tortuguitas, Canavesi recordó: “Para el Mundial de 1950 sugerí integrar un plantel y me dediqué a recorrer el país para elegir jugadores. Los entrené y estuvimos meses trabajando alojados en River Plate. La final la ganamos nada menos que ante Estados Unidos por 14 puntos”.

Aquel Mundial, organizado por la FIBA se llevó a cabo en Buenos Aires, entre el 22 de octubre y el 3 de noviembre de 1950, y todos los partidos se disputaron en el estadio Luna Park, con una notable concurrencia de público.

En ese torneo participaron 10 selecciones nacionales (8 de una fase de calificación, 1 invitada y el organizador) y el campeón fue Argentina que derrotó en el partido final 64-50 a Estados Unidos para terminar invicto la ronda final (5-0).

Los integrantes de aquel equipo campeón fueron Pedro Andrés Bustos, Hugo del Vecchio, Leopoldo Contarbio, Raúl Pérez, Vito Liva, Oscar Furlong, Roberto Viau, Rubén Menini, Ricardo Primitivo González, Juan Carlos Uder, Omar Monza, Alberto López, Raúl Pérez Varela, Alberto Lozano, Ignacio Poletti, José Ventura y Jorge Nuré.

El basquetbolista argentino luego fue subcampeón Panamericano en 1951, obtuvo el cuarto lugar en los Juegos Olímpicos de Helsinki 1952; campeón universitario en Alemania en 1954 y campeón juvenil Sudamericano en 1955, en la ciudad colombiana de Cúcuta.

Después, hubo un claro intento de “desperonizar” a ese deporte y los jugadores, que habían recibido medallas de reconocimiento del gobierno argentino, durante la Revolución Libertadora fueron investigados y después condenados al olvido y ostracismo.

“Cuando vino la Libertadora declararon profesionales a todos los jugadores porque habían recibido una orden para importar un auto, entonces me enojé y me fui a radicar a Bariloche, estuve allá 12 años por la bronca que tenía. Fui Inspector de Escuelas patagónicas, supervisé 120. Y ahí formamos el primer camping turístico”, señaló hace un tiempo Canavesi, quien además fue quien inició la tradición de viajes de egresados a esa ciudad.