De costado parece un colectivo como cualquier otro, ideal para pasar desapercibido, pero el parabrisas, ploteado con la palabra “Francia” en rojo, blanco y azul junto al escudo de la Federación Francesa de Rugby no deja mucho lugar al misterio. Ese mismo bondi que el domingo paseó a los jugadores del seleccionado galo por Yerba Buena durante su jornada libre, estuvo a las 9 en la puerta del hotel Hilton para trasladarlos a la práctica matutina en Universitario.

El club de Ojo de Agua alojará los entrenamientos de les Bleus durante estas dos semanas de estadía en Tucumán, donde enfrentarán a Los Pumas en dos tests matches correspondientes a la ventana internacional de junio, y con el marco de los festejos por el Bicentenario. El primero será este domingo y la revancha el sábado siguiente, ambos en el Monumental de Atlético. Cabe recordar que las entradas saldrán a la venta mañana en la sede de la Unión de Rugby de Tucumán (Lisandro 888) y en los locales de Marcantonio.

Fue una mañana intensa de trabajo con pelota para los franceses, aunque no del todo completa, ya que sólo una parte del plantel llegó con anticipación. Ellos son: Uini Atonio,Rémi Bonfils, Hugo Bonneval, Djibril Camara, Jonathan Danty, William Demotte,Loann Goujon, Kevin Gourdon, Raphaël Lakafia, Julien Le Devedec, Xavier Mignot,Jules Plisson, Jefferson Poirot, Julien Rey, Baptiste Serin, Rabah Slimani y François Trinh-Duc.

El resto de los jugadores convocados se sumará hoy, tras haber cumplido con sus clubes el fin de semana, en los playoffs del Top 14. Ellos son: Yoann Maestri, Louis Picamoles,Maxime Medard, Sébastien Bezy, Gaël Fickou, Kelian Galletier, Rémi Lamerat, Clément Maynadier, Fabrice Metz, Geoffrey Palis y Lucas Pointud. También se sumará el head coach, Guy Novès, emblemático ex entrenador de Toulouse, quien se hizo cargo del seleccionado tras el Mundial de Inglaterra.

Los galos trabajarán hoy en doble turno y mañana tendrán una nueva jornada libre, la última antes del primer round de la serie. Si bien no revelaron el itinerario, la intención es conocer un poco más la ciudad, por lo que no será extraño cruzarse por la calle a un grupo de moleshablando francés.