Tras hacer la denuncia, el oficial de apellido Páez, le dio su teléfono y comenzó a mandarle mensajes. El policía fue apartado de su cargo.

Un hecho insólito ocurrió en el partido bonaerense de Cañuelas luego de que una mujer se animara a denunciar en la Comisaría de la Mujer y Familia que era víctima de violencia de género.

La mujer se acercó a la institución hace dos meses cuando fue recibida por el oficial Miguel Páez quien le tomó la denuncia. Le pidió su teléfono y antes de que la mujer se vaya le dio el suyo.
 
“Luego de radicar la denuncia contra su pareja, este señor de apellido Páez comenzó a enviarle mensajes a su celular diciendo que si quería que la denuncia prosperara tenía que verse con él. Y cuando la chica dijo que lo iba a denunciar empezó a decirle que si lo denunciaba iba a aparecer en una zanja” comentó Analía Esquivel, directora de la Casa de la Mujer de Máximo Paz en declaraciones a los medios locales. La víctima recurrió al organismo para buscar contención ante el caso.

Desde la fuerza lo defienden y aseguran en cambio que los dos involucrados tendrían algún vínculo actual o anterior y que los mensajes eran “de ida y vuelta”. Como sea, la mujer lo denunció y se le inició un sumario administrativo y penal. También fue desafectado de su cargo, “porque no se puede permitir que un efectivo tenga un vínculo con una denunciante, sea ese vínculo consentido o no consentido. Resulta totalmente incompatible con la función”, dijeron.