Ocurrió en Reino Unido. La acusada fue condenada a 21 meses de cárcel. Además le prohibieron contactar a la víctima, ex compañera de clase.

Los celos llegaron muy lejos para una joven de Reino Unido, que en un acto de venganza total le derramó ácido a una compañera de clase que había empezado una relación con su ex.

Emily Bowen le tiró una fórmula que contenía un 91% de ácido sulfúrico en el estuche donde su compañera, Molly Young guardaba su instrumento.

Cuando la víctima lo buscó, el líquido cayó en sus piernas, causándole graves heridas que la obligaron a someterse a distintas cirugías plásticas para reconstruir la forma de sus piernas, consigna el sitio BBC.

La joven quedó implicada por testigos que vieron toda la brutal secuencia minutos antes del accidente. En su teléfono celular la Justicia encontró búsquedas sobre ataques con ácido.

“Se trató de un ataque completamente perverso”, aseguró el fiscal del caso. Bowen fue condenada a 21 meses de prisión, mientras que le prohibieron contactarse con su ex compañera de clase por cinco años.