Mario Conti, que explota el catamarán y las aerosillas, sufrió el tercer hecho delictivo en seis meses.

Mario Conti, el empresario que explota el catamarán Arquímedes y las aerosillas en El Cadillal, volvió a ser víctima de un robo esta mañana, alrededor de las 9. Esta vez, ingresaron a la embarcación, se llevaron una caja de herramientas e hicieron destrozos. Es el tercer robo que le tocó sufrir en medio año.

El dueño del catamarán también detalló a LA GACETA que fueron tres hombres los que entraron y que la Policía detuvo a dos de ellos.

El miércoles pasado, como hace seis meses atrás, los delincuentes atacaron su casa y se llevaron dinero, celulares, electrodomésticos y hasta los documentos de identidad. Este robo fue el segundo en seis meses que padeció la familia de Conti quienes viven en la zona de Villa Jardín.

Conti quiere abandonar la provincia tras los casos de inseguridad por los que pasó. “La decisión está tomada”, afirmó el hombre que hace 12 años se radicó en El Cadillal, junto a su esposa Roxana y su hijo de dos años.

También, el empresario comentó que la idea de irse ya se la planteó al Ente de Turismo con el que tiene contrato y que realizará todos los trámites para trasladar el catamarán a Villa Carlos Paz. Sin embargo, Conti aseguró que las aerosillas seguirán funcionando.

“Va a ser siempre lo mismo. Cada día que pasa uno va agarrando más impotencia”, lamentó el empresario.