Los parientes de la joven desaparecida comenzaron a recibir misteriosas llamadas a sus teléfonos fijos y celulares.

En los últimos días, los integrantes de la familia de Daiana Garnica, la adolescente de 17 años que desapareció hace más de una semana en Alderetes, comenzaron a recibir misteriosas llamadas a sus teléfonos fijos y celulares.

La Policía cree que estos llamados podrían estar vinculados a los reiterados pedidos de esclarecimiento de la desaparición de la joven. Por tal motivo, anoche Personal de la División Homicidios, según confirmaron fuentes judiciales, estuvieron analizando los teléfonos para identificar a los autores de las llamadas y de los mensajes.
La adolescente desapareció el sábado 13. Ese día, según se dedujo de los mensajes de celular de la jovencita, su vecino Darío Suárez, el principal sospechoso, le pidió que la acompañara para realizar una compra. Ella accedió y dejó su hogar. Desde ese momento, se desconoce su paradero.