Un informe confidencial de la ONU, iniciado a partir de la intercepción de dos envíos norcoreanos a un organismo del gobierno sirio responsable del programa de armas químicas, busca esclarecer si existen mecanismos de colaboración “sobre productos químicos prohibidos, misiles balísticos y armas convencionales” entre ambos países.

El reporte de un panel de expertos independientes de la ONU, presentado a su Consejo de Seguridad a principios de este mes, no dio detalles sobre cuándo o dónde ocurrieron las incautaciones o lo que contenían los envíos.

Sin embargo, el informe de 37 páginas revelado hoy por la agencia de noticias Reuters, precisa que “dos Estados miembros incautaron envíos destinados a Siria … otro Estado miembro informó al Grupo Especial que tenía razones para creer que las mercancías formaban parte de un contrato de la KOMID con Siria”, según el reporte.

La KOMID es la Korea Mining Development Trading Corporation, que fue incluida en una lista negra por el Consejo de Seguridad de la ONU en 2009 y ha sido descrita como un traficante de armas clave y exportador de equipos relacionados con misiles balísticos y armas convencionales de Pyongyang.