El argentino se impuso por 6-7, 6-1 y 6-2. Enfrentará a Bautista Agut.

Con la “plana mayor” del deporte argentino observándolo desde la tribuna de la cancha 2 del complejo de tenis del Parque Olímpico -desde el secretario Javier MacAllister hasta Diego Gusmán, el jefe de misión-, Juan Martín Del Potro dio un nuevo paso en un Río de Janeiro 2016 soñado para él. Así, se colocó en los cuartos de final donde mañana chocará contra el duro español Roberto Bautista Agut, 17° en el ranking mundial, quien hace dos años le ganó en Australia en el único partido que registra el historial entre ambos.

Con una actuación de menor a mayor y encontrando en el público argentino ese plus extra y vital en lo anímico, Del Potro superó al japonés Taro Daniel (23 años, 117° en la ATP, sin títulos en el circuito y muy parecido a Guillermo Coria -sólo en el aspecto físico, claro- por 6-7 (4-7), 6-1 y 6-2.

El primer set comenzó con un plan muy firme por parte de Daniel: volcar su juego sobre el revés de Del Potro. Así, cruzado, sin vueltas y con mucha paciencia. Sin embargo tardó apenas dos games el tandilense para empezar a acomodarse en la cancha y quebrar el saque por primera vez con un smash. Con la ventaja, Del Potro pudo haber sacado más diferencia pero desperdició dos break points en el 3-1. A partir de ese momento el partido se equilibró y para que eso sucediera mucho tuvieron que ver tres factores: el bajo porcentaje de primeros servicios, un revés que no se animó a pegar nunca y cierta lentitud para no invertirse y castigar con el drive. Así, Daniel, bajándole el peso a la pelota, recuperó el quiebre en el séptimo game para el 4-4 cuando una derecha se le quedó en la red. Game a game llegaron al tie break donde dos errores (sumó 22 contra 14 en ese primer parcial) le dieron la primera ventaja a Daniel.

En el segundo set fue otra la historia. Totalmente diferente. Del Potro recuperó el combo del saque (seis aces y un 77 por ciento de primeros) y el drive. Y con muchos menos erores (bajó a sólo seis), así le dio una paliza a Daniel que no pudo sostener la potencia y la mayor velocidad de pelota del tandilense. Dos quiebres en el segundo y cuarto games le dieron a Del Potro la distancia cómoda en el marcador para quedarse con el parcial luego que un drive paralelo de Daniel se fuera ancho.

El tercer capítulo arrancó con mucho equilibrio pero un revés en la red de Daniel le dio el quiebre a Del Potro en el quinto game. A partir de allí fue todo suyo con un adversario que se desmoralizó y un ganador que siguió firme en la potencia de sus “bombas”. Un nuevo quiebre (con la complicidad de la faja) le dio la ventaja del 5-2 y su saque. Un ace, otro más, un saque ganador y un tercer y último ace le dieron la victoria. Y desataron el gran festejo.