Se oficializó al “Decano” como dueño del sexto cupo para jugar la Copa 2017. La palabra de Leito tras el anuncio.

Hemos llegado a la indudable conclusión que el Club Atlético Tucumán es quien deberá participar en la Copa Libertadores edición del año 2017, otorgada por la Confederación Sudamericana de Fútbol”. El dictamen de la Comisión Normalizadora de la AFA, que demoró casi un mes en salir a la luz, llegó ayer minutos antes de las 21. Era momento de encarar un festejo anulado luego de tantas ideas y vueltas; de tantos “seguramente hoy se confirma el cupo” cuando esos hoy, en realidad, eran días que se sucedían unos a otro.

“No queremos decir nada hasta que llegue la versión oficial”, decía por cábala Mario Leito, presidente “Decano”, minutos antes de conocerse el fallo que llegó vía Twitter y por mail. Desde Independiente, que intentó hasta las últimas consecuencias asegurarse un desempate, adelantaron que apelarán el fallo como último intento.

La idea del desempate provenía de que los dos habían finalizado terceros, cada uno de su zona del campeonato pasado. La diferencia fue que Atlético terminó con 30 puntos, tres más que el “Rojo”.

El desenlace

Exactamente, a las 20.52, la vida comenzó a sonreírle de otra manera al pueblo “Decano”. “Estoy yendo a la inauguración de una peña en Alderetes. Ahí vamos a festejar. Esto es único y siento que debo disfrutarlo con mi familia, los hinchas, mis amigos, los jugadores”, decía un Leito todavía exaltado pero manteniendo los pies firmes en la tierra.

“Siempre fui responsable por las cosas buenas y malas que pasaron en el club. Soy el gran responsable de los fracasos -agregó- que alguna vez sufrimos. Soy de dar la cara. Quizás ahora sea en parte responsable de esto, pero como hincha digo que todos esperábamos este desenlace”, prosiguió Leito, dueño de una gestión apenas manchada por un ascenso fallido en un Torneo de Transición de la B Nacional que entregaba 5 boletos en una zona de 11 equipos. De esa desgracia surgió el modelo que hoy cotiza en oro.

Llegó Juan Azconzábal, antes campeón de la B Nacional como capitán del equipo, luego como DT de un Atlético que bajo su tutela en Primera se aseguró una nueva temporada en apenas 8 de las 16 fechas del certamen. “Todos soñamos con esto alguna vez. Hoy podemos decir que lo estamos viviendo y disfrutando”, aseguró Leito, y siguió: “Nada se consigue con suerte. Hay que tener compromiso, agallas, fortaleza y mucho más para soportar los malos momentos. Y tener calma en los buenos”.

Cuando habló de calma, Leito le apuntó al “Vasco”, la cabeza mental de este grupo lleno de historia. “¿Si se viene su estatua? No somos nosotros los que tenemos que decidir eso. Él es uno de esos tipos que vive en el corazón de los hinchas de Atlético”, aseguró.

No gastarás de más

El fútbol argentino padece la gran enfermedad del éxito palpable. Si los hinchas no lo ven traducido en títulos, objetivos cumplidos, lo que pasa puertas adentro de la institución no cuenta.

Pero Leito sí. Atlético es lo que es hoy por todo el trabajo en general que se viene haciendo. Desde las inferiores a plantel superior. “En este fútbol en crisis, Atlético está muy por encima de muchos otros. Es una institución ordenada, está al día con los sueldos, no tiene deudas”, explicó Leito sobre otras de las grandes conquistas que consiguió bajo su mandato.

Pero se viene otro tipo de desafío, la Copa. “Lo vamos a afrontar con una enorme responsabilidad. Haremos lo que haga falta hacer, desde mejoras al estadio como todo lo referente al plantel de fútbol profesional”, avisó el presidente. La Copa Libertadores, ese sueño lejano convertido en realidad, es cosa seria para Atlético.