El órgano, integrado únicamente por oficialistas, decidió este viernes por unanimidad atribuirse las competencias para legislar del Parlamento controlado por una contundente mayoría opositora.

La Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de Venezuela, integrada únicamente por oficialistas, decidió este viernes por unanimidad arrogarse las competencias para legislar del Parlamento, controlado por una contundente mayoría opositora.

La decisión se tomó despueś de que la directiva del Parlamento venezolano no acudiera este viernes a la reunión a la que había sido convocada por la ANC, un órgano que los opositores tildan de ilegítimo y lo ven como un instrumento del Gobierno de Nicolás Maduro para consolidar una dictadura en el país, según informó la agencia EFE.

Mediante decreto el cuerpo plenipotenciario aprobó “asumir las competencias para legislar sobre las materias dirigidas directamente a garantizar la preservación de la paz, la seguridad, la soberanía, el sistema socioeconómico y financiero, los fines del Estado y la preeminencia de los derechos de los venezolanos”.

“Así como para dictar actos parlamentarios sin forma de ley vinculados con las referidas materias, conforme al mandato del artículo 349 de la Constitución”, agrega el acuerdo que alega el poder supraconstitucional de la Constituyente para emitir decisiones incontestables.

Los más de 500 representantes de la ANC celebraron entre aplausos esta declaración que deberá ser publicada en Gaceta Oficial y comunicada a la directiva de la Cámara, presidida por el opositor Julio Borges.