El ex asesor en Seguridad Nacional del gobierno, Michael Flynn y otros integrantes de la campaña republicana mantuvieron contactos con funcionarios ligados al Kremlin, publicó la agencia de noticias Reuters.

El ex asesor en Seguridad Nacional del gobierno de Donald Trump, Michael Flynn y otros integrantes de la campaña republicana mantuvieron contactos con funcionarios rusos y otros ligados al Kremlin en al menos 18 llamadas y correos electrónicos en los últimos siete meses de la carrera presidencial del 2016, según publicó hoy la agencia de noticias Reuters.

Las comunicaciones, anteriormente no divulgadas, forman parte del registro que ahora está siendo revisado por investigadores del FBI y el Congreso que investigan la injerencia de Rusia en la campaña electoral y las elecciones presidenciales que llevaron a Trump a la Casa Blanca.

Las fuentes que describieron a Reuters los contactos dijeron que no habían visto ninguna evidencia de irregularidades o acuerdos entre la campaña de Trump y Rusia en las comunicaciones revisadas hasta el momento.

Pero la divulgación de estas comunicaciones podría aumentar la presión sobre Trump y sus ayudantes para que proporcionen al FBI y al Congreso una descripción completa de sus interacciones con funcionarios rusos y otros ligados al Kremlin durante e inmediatamente después de las elecciones del 2016.

Seis de los contactos no revelados mencionados por la agencia británica fueron llamadas telefónicas entre el embajador de Rusia en Estados Unidos, Sergey Kislyak, y miembros del equipo de Trump, incluyendo a Flynn, el primer asesor de seguridad nacional de su gobierno, dijeron tres funcionarios actuales y anteriores.

Las conversaciones entre Flynn y Kislyak se aceleraron después de la votación del 8 de noviembre mientras, según las fuentes, los dos discutían la creación de un canal extraoficial para la comunicación entre Trump y el presidente ruso, Vladimir Putin, que pudiera sortear la burocracia de seguridad nacional de Estados Unidos.

En enero, el gobierno estadounidense negó inicialmente cualquier contacto con funcionarios rusos durante la campaña del 2016. Sin embargo, la Casa Blanca y los asesores de la campaña del republicano han confirmado desde entonces cuatro reuniones entre los asesores de Kislyak y Trump durante ese período.