La misión comercial argentina que se adelantó al viaje del presidente Mauricio Macri a China está con “una actitud exportadora”, vinculándose con los representantes de los que tienen interés en sectores de la producción argentina, expresó Miguel Ponce, director del Centro de Estudios para el Comercio Exterior del Siglo XXI, en diálogo con el Portal de Télam.

La misión argentina que se adelantó al viaje que realizará el presidente Mauricio Macri a China está integrada por empresarios de distintos sectores productivos, desde frigoríficos, bodegas, a otros como el alimentario, quienes  mantuvieron reuniones con representantes chinos en un itinerario que abarcó  las ciudades de Shangai, Wansong, Hong Kong y culminará en Beijing, con el arribo de Macri.

También se busca equilibrar la  balanza comercial que para la Argentina “vine deficitaria hace mucho tiempo;  en el intercambio con China es mucho más lo que le compramos que lo que le vendemos”, dijo Ponce y aseguró que el diálogo es fructífero porque los interlocutores del gigante asiático “tienen una mentalidad del siglo XXII”.

Puso como ejemplo, en tal sentido, la plataforma online alibabá, cuyo presidente Jack Ma se reunió con Macri en Buenos Aires la semana pasada. “Es la plataforma comercial más importante del mundo y a través de ella se puede comercializar carne argentina, aves, pescados, vinos, etc.”, dijo y agregó que el viaje sirve también para generar una corriente para que más gente conozca más productos del país.

Una de las regiones visitadas, Wansong, es la que “exporta el 80% de lo que compramos en Argentina”,  dijo Ponce y mencionó los distintos insumos que utiliza la agroindustria.

En tanto en Shangai se concentró la misión dedicada a los productos alimenticios, entre otros Arcor. Allí se inaugurará, con la presencia de Macri, la feria SIAL, el encuentro anual más importante a nivel global de la industria de la alimentación.

“Nosotros no solo tenemos para ofertar productos de la alimentación sino también tecnología vinculada a la alimentación, al agro,  a sistemas desarrollados en la Argentina como la siembra directa. Hay muchos del proceso de investigación en el sector agropecuario donde se nos reconoce como vanguardia”, explicó Ponce luego de participar de numerosas reuniones.

No obstante reconoció que las exportaciones de la Argentina no lograrán “mover el amperímetro” en la competencia, pero la Argentina, con la llegada de Macri, tendrá un rol político importante, dijo.

Explicó, en tal sentido, que la Argentina tiene la presidencia pre tempore del Mercosur y, por otra parte, Buenos Aires será sede este año de dos reuniones de trascendencia: la del G20 y la de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

China, dijo, visualiza a Macri como presidente pre tempore del Mercosur –para negociar con el bloque regional- y, por otra parte, China está muy interesada en ambas reuniones,  en su estrategia de ser reconocida como ‘economía de mercado’.

“Hay muchos países que no le quieren otorgar ese estatus –nosotros nos hacemos los distraídos-, explicó,  porque eso implicaría mayor dificultad cuando hay que abrir denuncias de dumping hacia productos que entran subsidiados a la Argentina y pueden perjudicar la producción nacional. Si la OMC reconociera como ‘economía de mercado’ las dificultades para abrir procesos de antidumping serían mucho más difíciles que las actuales”, sintetizó.

Ponce postuló “una integración inteligente al mundo” y señaló que son sumamente positivas las rondas de negocios y de consulta que mantuvieron durante la  semana, con el apoyo de los agregados de negocios y los cónsules argentinos en China, lo cual marca además el nuevo rumbo de las relaciones exteriores del país, más enfocado a buscar mecanismos de intercambio comercial buscando, esencialmente, que los productos de la Argentina puedan ubicarse en los mercados masivos.