“Una buena pretemporada es la base de una buena temporada”, dijo Diego Riberi

Cada vez que se inicia una nueva temporada, las expectativas se renuevan. Eso se notó en los dos primeros días de trabajo del plantel de San Martín, que desde el miércoles puso proa al comienzo de la temporada oficial de la B Nacional que se concretaría el 19 de agosto.

Para tener mayores precisiones sobre las tareas a desarrollar en la pretemporada, LG Deportiva entrevistó al profesor Diego Riberi, el responsable de la parte física del plantel profesional de los “Santos”.

“A esta primera semana la podemos denominar de introductora del trabajo, mientras que a partir del próximo lunes en Las Termas empezará la parte fuerte de la pretemporada en doble y triple turno, dependiendo el día”, dijo el “profe”, que se siente satisfecho acerca de cómo regresaron los futbolistas al trabajo. “Como profesionales que son, volvieron con los valores que esperábamos. Esto merece unas felicitaciones para cada uno de ellos”, acotó. Riberi considera que en las pretemporadas se busca que los jugadores multipliquen volúmenes, pero con una intensidad alta. “Nuestra característica de trabajo hace que cada uno de ellos sean específicos. Tenemos previsto realizar muchas tareas con pelota, algunos trabajos generales de potencia aeróbica y de fuerza explosiva. Eso será en sí lo especifico en los 10 días que estaremos allí”, comentó el “profe”.

La base de todo

Aunque reconoce que no hay ningún estudio que indique que los jugadores de la B Nacional corren más que lo que juegan en el Federal A, Riberi calcula que como las exigencias al ser mayores en todos los aspectos, en lo físico no pueden quedarse afuera. “Es por eso que intentaremos llegar al inicio de la temporada oficial a la misma altura física que cualquier plantel de la categoría. Lo que tengo bien en claro es que una buena pretemporada es la base de una buena temporada”, explicó. “Aunque para algunos sea una frase hecha, es la clave para el futuro. Es allí donde se aseguran los volúmenes y las intensidades de trabajo que permiten a lo largo del certamen trabajar con comodidad. Uno nunca puede exigir en el campeonato más de lo que hizo durante la pretemporada, porque allí surgen las lesiones”, dijo.

El cuerpo técnico de San Martín dio el OK y fue confirmada Las Termas de Río Hondo como el lugar elegido para que el plantel profesional realicé la pretemporada, a partir del próximo lunes.

Tras la práctica matutina que se realizó en el complejo “Natalio Mirkin”, el profesor Diego Riberi, el ayudante de campo Mariano Passini, el directivo Emiliano Medina y Miguel Romero, que es el coordinador del fútbol profesional, viajaron hacia la ciudad turística para inspeccionar tanto el Hotel Canciller donde se alojará la delegación “Santa”, como al campo de “Los Lobitos” donde se realizarán los trabajos físicos y tácticos. Además se eligió otros lugares que serán complementarios durante los 10 días de concentración en Las Termas.

Desmentidas

Los rumores van y vienen, sobre todo en períodos de negociaciones; y muchas veces generan malos entendidos.

Por ese motivo, ante las versiones de que estaban molestos con la dirigencia, y a la espera de una mejora salarial, Maximiliano y Gonzalo Rodríguez pidieron aclarar sus situaciones. “Yo nunca hablé sobre ese tema con nadie. Son rumores que terminan entorpeciendo todo. Con la dirigencia las cosas están bien, tengo muy buena relación. Además, nunca voy a hablar a espaldas de nadie”, explicó el volante central a LG Deportiva. Por su parte, “Turbo”, a pesar de los rumores que indican que podría emigrar a clubes de Primera, dejó en claro que su intención es continuar en La Ciudadela. “Como lo dije siempre, si fuera por mí me quedaría a vivir en San Martín”, dijo el delantero, quien también dejó en claro que no tiene problemas con nadie. “No sé de dónde salieron los rumores. Estamos bien en el club”, sentenció.

En tanto, Jorge Zambrana, Facundo Rivero y Hernán de Camilo que no serán tenidos en cuenta por el técnico Diego Cagna para este nuevo proyecto futbolístico, trabajan en forma diferenciada mientras esperan el llamado de los directivos para rescindir sus contratos.