En el primer texto de la UE sobre la situación en Venezuela desde julio del año pasado, los países de la región pidieron a “todos los agentes políticos y las instituciones” del país trabajar “de forma constructiva en pro de una solución” que respete plenamente el Estado de derecho y los derechos humanos, así como las instituciones democráticas y la separación de poderes.

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) reclamaron hoy al gobierno de Venezuela “investigar todos los incidentes violentos”, así como liberar a los opositores políticos y respetar los derechos constitucionales.

“La violencia y el uso de la fuerza no resolverán la crisis del país. Deben respetarse los derechos fundamentales del pueblo venezolano, incluido el derecho a manifestarse pacíficamente”, señalaron los funcionarios de ese organismo, en unas conclusiones que aprobaron hoy en un Consejo en Bruselas.

En el primer texto de la UE sobre la situación en Venezuela desde julio del año pasado, los países de la región pidieron a “todos los agentes políticos y las instituciones” del país trabajar “de forma constructiva en pro de una solución” que respete plenamente el Estado de derecho y los derechos humanos, así como las instituciones democráticas y la separación de poderes.

Igualmente, solicitaron “fijar un calendario electoral para que el pueblo de Venezuela pueda expresar su voluntad de forma democrática”.

“La liberación de los opositores políticos encarcelados y el respeto de los derechos constitucionales de todos los actores políticos a votar y a participar en elecciones, constituyen también pasos esenciales para restaurar la confianza y ayudar al país a recuperar su estabilidad política”, subrayaron.

La UE consideró “fundamental” que todas las partes se abstengan de cometer actos violentos, por lo que vio “preocupante” el anuncio de ampliación y refuerzo de los grupos civiles armados y recordó que el recurso a los tribunales militares para juzgar a civiles “es contrario al Derecho Internacional”.

Los ministros expresaron su “preocupación” por los más de 600.000 ciudadanos europeos que residen en Venezuela y se ofrecieron a “cooperar con las autoridades venezolanas” para que garanticen su asistencia, protección y seguridad, citó la agencia de noticias EFE.
Pidieron igualmente que las autoridades faciliten la cooperación externa “para atender a las necesidades más acuciantes de la población”, y aseguraron el “pleno compromiso” de la UE a “encontrar soluciones pacíficas y democráticas”.

Las conclusiones, que se aprobaron como un punto sin debate en el Consejo, vinieron precedidas por una intervención de la alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini, en las que alertó de la preocupación por los ciudadanos y consideró la situación en Venezuela “desestabilizadora para la región”, señalaron fuentes diplomáticas.

Venezuela viene sufriendo una ola de violencia desde principios de abril por protestas callejeras cotidianas de la oposición que causaron 43 muertos en distintas circunstancias, desde electrocuciones en intentos de saqueo hasta asesinatos por balas de las fuerzas de seguridad o ataques de francotiradores.

Los reclamos están relacionados con el pedido urgente a elecciones, la renuncia de los integrantes del Tribunal Constitucional y el ingreso al país de medicamentos y alimentos.