La esposa del opositor venezolano visitó el domingo a su marido en la cárcel de Ramo Verde y reconoció que se encuentra en buen estado de salud.

Lilian Tintori, esposa del opositor venezolano Leopoldo López, reconoció que su marido se encuentra en buen estado de salud, tras visitarlo en la cárcel donde cumple una condena de casi 14 años por sedición y luego de una serie de informaciones que indicaban que había sido trasladado a un hospital, y denunció que no está preso sino “secuestrado” por el gobierno.

“Estoy bien, estoy vivo, estoy fuerte”, le dijo el opositor a Tintori según ella misma afirmó el domingo por la noche ante periodistas al salir de la prisión militar de Ramo Verde, ubicada a las afueras de Caracas, tras un mes en el que le fueron prohibidas las visitas de familiares y abogados.

Asimismo, confirmó que López grabó la “fe de vida” que difundió el gobierno a través del canal del Estado pero aseguró que su mensaje fue editado para omitir las críticas del opositor por la situación de “aislamiento” en la que supuestamente se encuentra.

“Lo vimos finalmente gracias a la protesta pacífica, logramos entrar y Leopoldo les manda a decir a todos ustedes gracias por preocuparse por él”, continuó Tintori, que ingresó al centro de reclusos acompañada por la madre y los dos hijos del ex alcalde del municipio caraqueño de Chacao, según citó la agencia de noticias EFE.

Horas antes, el líder opositor Henrique Capriles había adelantado que López gozaba de buena salud.

El opositor, considerado un preso político por la oposición venezolana, fue acusado de incitar la violencia que se desató tras una marcha antigubernamental en febrero de 2014, suceso que dio inicio a una ola de protestas en el país que dejó un saldo de 43 muertos y cientos de heridos.