Por los bajos rendimientos, disminuyeron los plazos fijos en pesos, mientras que creció la apertura de cajas de ahorro en dólares. Según la Fundación Mediterránea, la toma de préstamos del sector privado repuntó entre abril y marzo

Los préstamos en pesos, del sistema bancario al sector privado, aumentaron del 1,7% en marzo, al 2,3% en abril. El incremento fue motorizado, principalmente, por la expansión de las líneas en pesos, tanto de créditos hipotecarios como prendarios. En estos casos, el crecimiento fue del 3,6% intermensual. Por otro lado, los préstamos vinculados al consumo, especialmente los personales y las financiaciones con tarjetas de crédito, se incrementaron el 2,8% entre marzo y abril.

Así lo indicó un informe reciente que elaboró el economista Joaquín Berro Madero, de la Fundación Mediterránea, quien detalló que las financiaciones en dólares continuaron en aumento, del 3,8% en marzo al 7% en abril, apoyadas fundamentalmente por las líneas comerciales. “Los depósitos en pesos de los agentes privados se expandieron a un ritmo muy suave, mientras que las colocaciones en dólares lo hicieron, en el período analizado, a una velocidad récord”, argumentó el economista.

Si se analizan los préstamos mediante esquemas de clasificación, el informe de la Fundación Mediterránea señaló que a aceleración fue generada, principalmente, por el comportamiento de aquellas líneas pactadas mediante Garantía Real, es decir los créditos hipotecarios y los prendarios, que reflejaron un aumento del 3,6% intermensual en abril.

Esta mayor demanda crediticia fue impulsada por el crecimiento tanto de los préstamos prendarios (3,7%), como de los hipotecarios (3,6%). Asimismo, aquellas líneas vinculadas al consumo en pesos, como los préstamos personales y las tarjetas, que representan el 50% del total de la cartera en pesos del sistema bancario, retrocedieron del 3,7% en marzo, al 2,8% en abril.

“En este caso, la moderación se registró en los dos tipos de crédito. Los personales, que pasaron de crecer 5% en marzo, al 4,4% en abril, mientras que la toma de créditos para consumo con tarjetas bajaron del 2,3% en marzo, al 0,9% en abril”, detalló el informe.

En cuanto a las variaciones registradas entre 2016 y 2017, para los préstamos al sector privado, Berro Madero también verificó un ritmo de expansión ascendente. El crecimiento interanual de abril, para los créditos en pesos, se ubicó en 24,3% luego de un piso de 16,8% en diciembre 2016. No obstante, del otro lado del mostrador, los depósitos del sector privado en pesos, registrados en el sistema financiero, reflejaron cierto estancamiento.

“Los depósitos en pesos aumentaron apenas el 0,6% intermensual en abril, luego de expandirse el 0,2% en marzo. Las colocaciones en dólares reflejaron una aceleración significativa, al pasar del 1,6% en marzo al 5% en abril”, precisó el experto de la Fundación Mediterránea.

Sobre este punto, Berro Madero advirtió que los depósitos a plazo fijo en pesos, que representan el 47% del total de depósitos en moneda local, se estancaron en marzo, mientras que en abril reflejaron un leve retroceso del 0,2% inter mensual. En el caso de los depósitos en dólares, el aumento del 5% obedeció al comportamiento de las colocaciones en cajas de ahorro bancarias, que aumentaron el 7,5% durante abril. Estas colocaciones representan el 77% del total de depósito en moneda extranjera.

La Gaceta