Venezuela fue sometida por Maduro a una votación para reformar la constitución, en San Luis Adolfo y Alberto armaron una elección fantasma para asegurarse el poder. En ambos casos la justicia es adicta al gobierno.

El diario español El Mundo brinda detalles de la elección de Venezuela y destaca que Maduro y su Constituyente cuentan con apoyo de los poderes judicial, electoral y militar. Pero más de un 80% de la ciudadanía rechaza su gestión y un 72% su proyecto, según la encuestadora Datanálisis.”No fue convocada para resolver los problemas del país sino el de una revolución: No puede ganar elecciones”, aseguró Luis Vicente León, presidente de Datanálisis.El presidente sostiene que la Constituyente es necesaria para traer la paz y salvar la economía de un país que, pese a su riqueza petrolera, sufre una severa escasez de alimentos y medicinas.”El gobierno pretende vender el fraude constituyente como una solución a los problemas, que ellos han agravado”, aseguró este domingo el líder opositor Henrique Capriles.

En San Luis la situación tiene similitudes, la justicia y sus tentáculos favorecen a los Rodríguez Saá que armaron una elección a medida de sus necesidades, las PAS. Esas Primarias Abiertas y Simultáneas, no obligatorias, tienen la finalidad de debilitar al Frente Avanzar y Cambiemos, que hace temblar a una familia que lleva más de tres décadas en el poder.

El rechazo ciudadano a las PAS se vio claramente este domingo, los electores no fueron a las escuelas y los presidentes de mesas abandonaron sus lugares, las urnas permanecieron sin custodia. El dinero público, $ 50 millones, fue dilapidado a manos de las necesidades del poder al tiempo que los reclamos por salud, seguridad y trabajo crecen.

La oposición, encabezada por Claudio Poggi, pide a los ciudadanos el voto para el 13 de agosto, fecha de las PASO, para terminar con el poder feudal de los Rodríguez Saá. Al tiempo que adelantó llevar el reclamo de proscripción y avasallamiento hasta la Corte Suprema de Justicia.

Venezuela y San Luis, dos modelos muy parecidos, tan similares que Alberto y Adolfo mandaron colectivos y ambulancias para la Contracumbre, organizada por el Kirchnerismo en Mendoza, que le brindó su apoyo al sucesor de Chávez.

 

 

 

 

Maduro y los Rodríguez Saá forzaron a una elección con alto rechazo popular