Con presencia del Gran Maestre de la Masonería Argentina Angel Jorge Clavero se llevó a cabo la Instalación de autoridades para este año de las Logias del NOA.

Durante su estadía en Tucumán La Escuadra lo entrevistó con el objeto de consultarle sobre la historia y la actualidad de la Masonería Argentina en general y de Tucumán en particular.

En una distendida charla Clavero repasó sus primeros acercamientos a masonería  en sus años de juventud, cuando dejó su Junín natal y  llegó a la Ciudad de Buenos Aires para realizar sus estudios universitarios.

El departamento que lo albergó quedaba a la vuelta de la Sede Central de la Gran Logia de la por entonces llamada calle Cangallo (hoy J. D. Perón) 1242.
La cercanía en su vida cotidiana y en posterior conocimiento de algunos masones destacados que lo invitaron a ingresar a la Orden de la que hoy es su Presidente por tercer período, elegido por sus hermanos en reconocimiento al proyecto institucional del equipo que lidera y a su dedicación de tiempo completo.

En su larga trayectoria masónica ha sostenido y defendido las ideas del Iluminismo racional, de libertad de conciencia, de compromiso social ético y proactivo.

Su representación institucional lo llevó  a presentarse con “amicus curiae” ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación para defender la libertad religiosa en la escuelas públicas del país, sumando así un valioso aporte al posterior fallo judicial que prohibió la enseñanza religiosa durante los horarios de clases en las escuelas públicas argentinas.

En la defensa del laicismo promovió la formación del Instituto Laico de Estudios Contemporáneos -ILEC-  en toda Latinoamérica.  Gestión y lucha que le valió el importante reconocimiento del Comité de Laicidad de la República de  Francia quién los distinguió con una Mención de Honor a su denodado sostenimiento del ideario laicista.

 Las cátedras  de Librepensamiento impulsadas por ma masonería cómo la de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional  de Tucumán son otra forma de contribución a la construcción de soberanía intelectual en pos de una ciudadanía comprometida con su entorno social.

En relación al aparente crecimiento de los comportamientos dogmáticos que se observan en la sociedad actual destacó la creciente necesidad de sostener las tradicionales banderas de la Masonería tales como la tolerancia, el respeto irrestricto a la libertad humana y la promoción del progreso social como ámbitos  ineludibles para el desarrollo armonioso del ser humano.

En cuanto a la consulta sobre la situación de la mujer en la sociedad contemporánea y la Masonería Clavero sostuvo que no sólo es inevitable sino que es conveniente la total incorporación de las mujeres en todo el que hacer social institucional, y la Masonería no debe quedar ajena a ello. Remarcó que ya se viene trabajando en forma colaborativa con las integrantes de la masonería femenina de todo el país. Y sentenció “no podemos perdernos de la fuerza y cosmovisión de la mitad de la composición en la defensas de los ideales masónicos”