Tenía 94 años. El deceso fue confirmado por su hijo, Eduardo

El legendario golfista Roberto De Vicenzo, considerado una de las mayores glorias del deporte argentino y el mejor golfista argentino de la historia, murió hoy a los 94 años en su casa de Ranelagh, al sur de Buenos Aires. El deceso fue confirmado por su hijo, Eduardo.

A lo largo de su trayectoria deportiva, De Vicenzo ganó 231 torneos y se consagró campeón del Abierto Británico de 1967. Por sus actuaciones fue nominado para integrar el Salón de la Fama del golf y fue considerado un inspirador para las futuras generaciones de golfistas argentinos.

Nacido en Villa Ballester, al norte de Buenos Aires, De Vicenzo comenzó su relación con el golf desde muy pequeño, como caddie en la cancha de Miguelete, cerca de su casa. A pesar de su origen muy humilde, su talento le permitió destacarse y llegar a sitios impensados para un golfista sudamericano.

Su mejor victoria fue el Abierto Británico de 1967, aunque su mayor reconocimiento llegó un año después en el Masters de Augusta, donde un error de su compañero de ronda en la anotación de la tarjeta le costó la victoria.