La segunda etapa del Dakar 2015, que unió la ciudad cordobesa de Villa Carlos Paz con San Juan, superó los pronósticos de su dureza y entre las víctimas quedó el mendocino Orlando Terranova (MINI), quien a sólo 10 kilómetros del final volcó, retrocedió al décimo lugar y cedió el liderazgo general al qatarí Nasser Al Attiyah (MINI).

La jornada fue tan exigente que debido a las altas temperaturas en la región la organización dio por finalizada la carrera para motos y quads, cuando aún faltaban llegar 85 motos.

Esta etapa, la más extensa de la prueba con 646 kilómetros totales, tuvo una especial de 518 kilómetros en la que el Dakar mostró por qué es considerado el rally más extremo del mundo, ya que no faltó ninguno de los condimentos que lo definen.

Caminos sinuosos, muy técnicos, exigencias de navegación y una temperatura extrema que puso a pruebas a hombres y máquinas, signaron la segunda jornada del Dakar 2015.

El propio ‘Orly’ Terranova le dijo a Télam que poco antes de volcar se encendieron las alarmas de temperatura de su MINI y que los datos electrónicos revelaron que la temperatura ambiente en ese momento era de 66 grados.

“Un verdadero infierno”, según definió el español Joan Barreda (Honda), ganador en motos, quien definió la de hoy como la etapa más dura que le haya tocado correr en su vida.
El último campeón en cuatriciclos, el chileno Ignacio Casale, segundo hoy, sufrió una severa deshidratación y debió ser asistido en la carpa médica instalada al final de la especial, en la localidad sanjuanina de Caucete, donde se levanta el santuario de la Difunta Correa.

Ante ese panorama, la organización decidió dar por finalizada la carrera para motos y quads 144 kilómetros antes de la meta, para evitar poner en riesgo a los pilotos, aún con el amargo recuerdo del belga Eric Palante, quien murió el año pasado por un golpe de calor en la quinta etapa entre Tucumán y Chilecito.

Las consecuencias físicas también la sufrieron pilotos de autos, como el polaco Kryzystof Holowczyc (MINI), “quien se bajó descompuesto”, según reveló Terranova.

El multicampeón Staphane Peterhansel (Peugeot) y su compañero Cyril Despres también se vieron afectados por calor y debieron bajar de sus autos para recuperarse de la indisposición.

Sin embargo, el hombre de Peugeot que se llevó el peor susto fue el español Carlos Sainz, quien en un tramo de la especial atropelló al piloto de motos Laurent Moulin (Yamaha) durante la carrera.

“El Matador” se bajó a asistir al piloto, que sufrió una fractura en la pierna derecha, confirmó a Télam la directora médica del Dakar, Florence Pommerie, quien detalló que el francés se recupera “muy bien” y sin otras heridas de gravedad.

Moulin fue trasladado por la tarde a un hospital de la zona. La dificultad y la dureza de la etapa le robaron protagonismo a los tiempos de la clasificación, aunque lo conseguido hoy será muy importante para encarar las próximas etapas, aunque falta mucho aún.

Ese es el caso de Al Attiyah, quien se adjudicó la victoria con un tiempo de 5h.04m.50s. y pasó a liderar la general con 7m.42s. de ventaja respecto del sudafricano Giniel De Villiers (Toyota), pese a los 2 minutos con los que había sido penalizado ayer por exceso de velocidad.

Toyota se adjudicó el 2-3 en el podio de la jornada con De Villiers y el holandés Bernhard Ter Brinke, aunque la nota amarga de la marca la dio el argentino Lucio Álvarez, quien debió abandonar la competencia por problemas de motor.

Sainz logró meterse en el top ten de la etapa pese a su incidente y llevó al debutante Peugeot hasta el octavo lugar de la general, a 20m.26s., mientras Terranova quedó a 24m.01s. de la punta.

“Todos podemos cometer errores, pese que tratamos de hacer bien las cosas. Estoy muy enojado pero tranquilo a la vez. Todavía falta mucha carrera”, le dijo Terranova a Télam.
Cuando venía sólo 20 segundos detrás de Al Attiyah, “el auto saltó y se puso de costado. No sé si fue un error mío o un pozo que agarramos. Por suerte no fue nada grave y los chicos van a seguir trabajo. Para lo que pasó, el auto está bien”, comentó Terranova.

En motos, Barreda se quedó con la etapa tras establecer un registro de 5h.46m.06s., que le alcanzó para rezagar al portugués Paulo Goncalves (Honda) por 6m.13s. y al tercer puesto a Ruben Faria (KTM) 9m.16s.

El español Joan Pedrero (Yamaha), quien termino décimo, le dijo a Télam que la etapa de hoy fue “durísima” y que tuvo que regular los últimos 80 kilómetros de la especial porque temía por el motor de su moto.

En tanto, el campeón Marc Coma llegó octavo a la meta, a 12m.32s. del ganador, víctima de un reventón que lo demoró también sobre el final.

En las dos ruedas, la mala noticia para los argentinos fue el abandono de Gustavo Bassi, quien sufrió un accidente y debió ser hospitalizado, y la demora en llegar al final de Javier Pizzolito (Honda), quien no había terminado la especial cuando la noche comenzaba a caer en el campamento a raíz de varios inconvenientes mecánicos.

Barreda lidera la clasificación general con un acumulado de 07h.06m.44s., segundo está Goncalves a 4m.37s, tercero Faria a 10m.37s y Coma a 12m.03.

En cuatriciclos, el veterano polaco Rafal Sonik (Yamaha) hizo valer su experiencia y se adjudicó la etapa en 06h.49m.24s, y dejó a atrás a Casale a 03m.33s y al uruguayo Sergio Lafuente por 4m.14s, todos con Yamaha.

El mendocino Sebastián Halpern y Gastón González fueron los mejores argentinos al adjudicarse el cuarto y quinto puestos.

El Dakar 2015 correrá este martes su tercera etapa entre San Juan y Chilecito (La Rioja), en lo que se supone será una jornada de carrera más tranquila que permitirá a los pilotos recuperarse de cara al siguiente cruce a Chile.