El defensor asegura que la Copa involucra a la provincia.

A horas de jugar contra Independiente y desde el primer hogar del equipo fuera de Tucumán, los jugadores de Atlético intentan llevar las horas en la concentración del Hotel de la Liga Salteña como quien se siente a gusto y de visita en la cas de su mejor amigo.

“Estamos bien, estamos bien”, le entrega el visto bueno Ignacio Canuto al día a día de la delegación en ese búnker alejado de todo en “La Linda”.

“Estamos terminando de trabajar la parte física que, a su vez se mezcla con lo táctico. Empezaron los amistosos, así que no estamos cerrando la pretemporada pero ya está bastante avanzada y nos sentimos mejor con la pelota”, sostiene el central, suplente en el encuentro del lunes pasado con Gimnasia y Tiro pero que, con seguridad, será uno de los que esté en primera fila mañana desde las 21 contra el “Rojo”, en el “Padre Ernesto Martearena”.

“Estamos afinando. Esperemos que podamos comenzar de la mejor manera”, se ilusiona Canuto, que vuelve a valorar la garra y el esfuerzo que invierte cada uno de sus compañeros en cada presentación. “Este es un plantel que mira siempre para adelante, que trata de dejar algunas cosas de lado y que siempre prioriza el trabajo y el esfuerzo. Esa es siempre nuestra mentalidad”, asegura sin dejar un hueco de dudas.

¿Cómo analiza Canuto el trabajo de Pablo Lavallén? ¿Cuál fue su primera impresión? “Que es un técnico joven, que tiene ganas de trabajar y que tiene un pensamiento bastante ofensivo, a la hora de jugar y de armar esquemas. Va a ir bien la cosa”, anticipa el defensor.

Desde Juan Azconzábal en adelante, en Atlético fueron por entrenadores que apuesten no al quedo, sino al juego ofensivo. Lavallén es una extensión de ello, tal cual él mismo lo mencionó. Llegó al “Decano” para intentar mejorar todo lo que bueno que se viene haciendo. Busca construir sobre una base sólida de fundamentos futbolísticos. “Esperemos que veamos el Atlético que está desde que subió a Primera”, emite otro deseo más Canuto, y agrega. “Somos un grupo muy trabajador, que consiguió lo que consiguió por eso, por trabajar siempre”.

El factor copero

Hablar de la Libertadores es como entrar en una charla VIP. Es un momento exclusivo, único. Claramente, la serie con El Nacional es el desafío más importante del semestre. Pero si la cosa avanza, lo siguiente, la fase 3 (donde esperará el ganador de Carabobo o Junior), se reconvertirá en lo más trascendente, y así hasta llegar a la fase de grupos, que sería tocar el cielo con las manos.

“Tenemos un desafío importante como lo es la copa”, resume en pocas palabras Canuto su sensación sobre lo que se viene.

Entonces, habla con el corazón. “Es histórico para el norte argentino”, reconoce, y remata cual delantero de área: “vamos a tratar de representar de la mejor manera a la camiseta y a la provincia”.