Se le obstruye la tráquea y no puede respirar a raíz de todo el tiempo que estuvo entubada con un respirador artificial.

Paula Argañaraz aún sufre las consecuencias de haber sido embestida por el vehículo que manejaba un menor de edad por la avenida Aconquija, el 4 de junio. Luego de pasar un mes en terapia intensiva, la estudiante de Medicina de 20 años recibió el alta, pero tuvo que volver de urgencia dos veces al sanatorio porque no podía respirar. El último de estos episodios ocurrió el miércoles a la noche, y ayer fue sometida a otra intervención quirúrgica.

Según explicó la familia, Paula tiene un problema en la tráquea a raíz de todo el tiempo que estuvo entubada con un respirador artificial. Este elemento le produjo una lesión que no cicatrizó, y que provoca que la joven sufra ataques en los que no puede respirar con normalidad.

Por esta situación, la estudiante fue trasladada, con cierta complejidad, por su familia hasta el sanatorio céntrico. En esta ocasión, debido a que ya se está recuperando de la fractura de cadera que le produjo el choque, el viaje no fue tan traumático como la primera vez que se asfixió: en ese momento, según comentó su hermana, Laura, la ambulancia de la obra social nunca llegó y tuvieron que llevarla en el auto, a pesar de que sólo podía estar acostada.

Luego de liberarle la segunda obstrucción, los médicos advirtieron que estos episodios pueden seguir ocurriendo, por lo que les pidieron a sus familiares que estén sumamente atentos. Ahora, Paula se encuentra recuperándose.

En este caso, un adolescente de 16 años admitió que él manejaba el Honda Fit que la arrolló. Luego de unos días de polémica, se ordenó su alojamiento en el instituto Roca. Posteriormente se le permitió vivir con sus tíos, en el mismo country donde vive su madre.

Buscan determinar si el menor recibió permiso de su madre

La última orden del fiscal de la causa, Diego López Ávila, fue que los efectivos de Yerba Buena verificaran entre los vecinos del adolescente de 16 años si este usaba el auto constantemente, como se sospecha en Tribunales. Esto podría derivar en alguna acusación en contra de su madre; sin embargo, para que esto suceda, habrá que probar que el joven recibió su permiso esa madrugada en particular. Su defensor, Arnaldo Ahumada, dijo que el menor declaró que lo había tomado sin permiso para ir a una fiesta.