Diario La Escuadra. Fundado el 25 de Mayo de 2013

Tucumán ya planea la vacunación para personas de 18 y 19 años

Con la llegada de nuevas vacunas, el ministerio de Salud busca completar la vacunación de la franja etaria de 20 a 24 años, para luego continuar con...

Coronavirus en Tucumán: seis muertes y 791 casos en la mañana del jueves

El Ministerio de Salud informó que ya son 171.086 los infectados desde el inicio de la pandemia, de los cuales 157.168 fueron dados de alta. El...

Por primera vez en dos meses, las camas de UTI ocupadas por coronavirus están por debajo del pico de 2020

La ocupación de pacientes en las UTIs viene registrando un descenso desde el 14 de junio, cuando se registró el pico de esta última ola con 7.969...

«Hay quienes con las muertes por coronavirus hacen su propio negocio, el de dividirnos»

El jefe de Estado inauguró una planta depuradora en la localidad de Guernica, acompañado por el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel...
Que hubo mucha navegación. Que había algunos lugares con pisos blandos, sin grandes dunas. Que se transitó por varias zonas a respetable altura sobre el nivel del mar. Que las temperaturas del día fueron cambiantes. Ninguna de las previsibles variables ofrecidas por la etapa 7 del Rally Dakar, entre La Paz y Uyuni (Bolivia), frenaron a Stéphane Peterhansel. El francés, a esta altura de la carrera, salvo error u omisión (sin olvidar el factor mecánico), es “el” candidato a ganar la edición 2017. ¿Falta mucho? Sí, es verdad. Pero “Monsieur Dakar” es como un francotirador: dispara sus balas, metódica y pacientemente.

“Tuve la ventaja de tener las huellas que iban dejando Sébastien Loeb y Joan Roma. De mi parte no hubo errores. Yo pienso que hasta el final va a haber pelea, con ‘Seb’, con Cyril Després, con ‘Nani’. Al final todo esto ofrece la posibilidad de tener una bonita carrera. Como le gusta a todo el mundo”, opinó el francés líder.

Su compatriota y escolta aceptó que, tal cual se dio el especial de ayer, era terreno más propicio para Peterhansel que para los demás. “Igual, no hay de qué quejarse. Pienso que hice una buena tarea. Una señal positiva fue que ningún participante superó mi línea de competencia. El plan de carrera salió bien y sigo en la gran lucha”, analizó “Seb”.

Peterhansel ganó ayer su segunda etapa en la edición 2017 del desafío. Con un Peugeot 4008, le sacó 48” de diferencia a Loeb, que maneja una máquina similar. El sudafricano Giniel de Villiers (Toyota) fue 3°, a 3’33”.

En la general, Peterhansel y Loeb están separados por 1’57”. Roma está 3°, a 11’07”.

De quienes están adelante del clasificador, el mayor sufrimiento lo vivió el finlandés Mikko Hirvonen, 4º en esta primera parte de la etapa maratón y 5° en la general. Sucede que debido a un pinchazo de neumático, a 8 kilómetros de la meta después de golpear una piedra al salir de un río, se le complicaron los planes. El piloto de Mini terminó la etapa avanzando en llanta y dejando daños a su máquina. Ahora dependerá de la generosidad de sus compañeros para contar con rueda de repuesto hoy, puesto que cualquier tipo de asistencia está prohibido antes de iniciar la carrera en el salar de Uyuni.

¿Qué hay de los argentinos? Orlando Terranova (Mini) volvió a ser el mejor posicionado, al terminar 8°, a 11’17”. Para el mendocino, de momento hay un 7° lugar, a 1h.16’06” de Peterhansel. Eso sí, sigue teniendo muy cerca al polaco Jakub Przygonski y su Mini, a poco menos de dos minutos.