El ex presidente pidió un habeas corpus para postergar la declaración del miércoles, por falta de tiempo para analizar 100.000 páginas agregadas por la fiscalía al expediente.

Los abogados de Lula informaron en un comunicado que pidieron al tribunal regional de Porto Alegre, la instancia inmediatamente superior al juez Moro, postergar la declaración debido a que apenas el 2 de mayo recibió archivos digitales con 5,4 gigabytes.

El pedido se da en medio de la polémica entre el ex presidente, procesado en la Operación anti-corrupción Lava Jato, a quien le fue negado por Moro la filmación de su declaración por parte del equipo de prensa del ex mandatario bajo el argumento de que la imagen iba a usarse “políticamente”.

Los abogados de Lula denunciaron la decisión de Moro ante la Orden de Abogados de Brasil (OAB). Luego, se quejaron de que la fiscalía les entregó pruebas de documentos de Petrobras en archivos digitales el 2 de mayo pasado, lo que, según ellos, no garantiza el derecho a la amplia defensa.

También le pidieron al tribunal de alzada anular la investigación por considerarla sin sentido jurídico.

Los fiscales dicen que tres contratos de OAS con la petrolera estatal en la época del gobierno de Lula (2003-2010) fueron fraudulentos y compensados con una apartamento a Lula. El apartamento está a nombre de la empresa constructora y nunca fue usado por Lula.

Ver imagen en Twitter

Movimientos sociales comenzaron este lunes a movilizarse desde distintas regiones del país convocadas por el Frente Brasil Popular y el Partido de los Trabajadores.

Los movimientos sociales preparan dos jornadas de actos el martes y miércoles en Curitiba para acompañar a Lula, quien dice ser perseguido por la Operación Lava Jato y el juez Sergio Moro.

El Movimiento Sin Tierra (MST) anunció el envío de 20.000 campesinos a Curitiba para respaldar a Lula.

La policía de Curitiba montó un operativo inédito con el cierre de calles en torno a la Avenida Anita Garibaldi, donde está ubicado el edificio de la Justicia Federal y el equipo de Lava Jato.

Pero, además, una jueza vetó los campamentos en los que los seguidores de Lula pensaban pasar la noche.

Ver imagen en Twitter

El juzgado será cercado y sólo los vecinos del barrio y los periodistas acreditados podrán acceder a los alrededores del tribunal con el fin de evitar conflictos como los vividos el año pasado, cuando Lula fue obligado a declarar por la policía en el marco del caso Petrobras.