“Pomelo”, “Perrito”, “Bomba” y “Cabera” esperan la resolución del Juzgado de Instrucción. Todavía falta el ADN El fiscal Varela imputó a los cuatro sospechosos por abuso sexual seguido de muerte

El fiscal Miguel Ángel Varela pidió la prisión preventiva para los cuatro acusados de abusar sexualmente de Ornella Dottori y asesinarla en Alberdi; el destino de todos ellos quedó ahora en manos del Juzgado de Instrucción de turno en el Centro Judicial de Concepción, que deberá emitir una respuesta a la solicitud antes de que se cumplan 10 días hábiles.

Son pocos los detalles que se conocen en cuanto a los avances de la causa debido a que el fiscal trabaja bajo secreto de sumario. Sin embargo, se sabía que ayer iba a vencerse el plazo que tenía Varela para resolver la situación procesal del primer sospechoso en quedar detenido, Damián “Pomelo” Fernández, un tatuador de Concepción, Según informó a LA GACETA el abogado de este imputado, Leandro Juárez, el fiscal requirió la prisión preventiva para todos los acusados.

“El juez tiene 10 días hábiles para resolver si les concede la prisión preventiva. El fiscal la pidió porque todavía están a la espera de los resultados de los análisis de ADN que estarían listos recién para dentro de 20 días”, explicó Juárez, tras agregar que esperaba esta decisión por parte de Varela. De todas maneras, se mostró tranquilo con la situación procesal de su representado. “Creo que esto es favorable porque la pericia de ADN podría desvincular de la causa definitivamente a mi defendido, quien todo el tiempo sostuvo que es inocente y colaboró en todo momento”, remarcó el abogado.

“Pomelo” está imputado por el delito de abuso sexual seguido de muerte, al igual que los otros tres acusados: José Gustavo “Bomba” Victoria, Javier Alejandro “Cabera” Gramajo y Gustavo “Perrito” Carretero. El fiscal intenta determinar si el perfil genético de alguno de los sospechosos coincide con las pruebas tomadas del cuerpo de Ornella. Por eso, esa pericia será clave para resolver el caso.

Los cuatro imputados fueron involucrados en el crimen de Ornella por una testigo que declaró en dos oportunidades ante el fiscal Varela. La joven aseguró que presenció el ataque y que, si bien los cuatro imputados abusaron de la víctima, habría sido Carretero quien le quitó la vida. La situación de este último se complicó todavía más cuando un vecino de Alberdi aportó las filmaciones de las cámaras de seguridad que hay en la puerta de su casa. En esos videos puede verse a Ornella caminar junto a “Perrito” el día de su muerte.

La jovencita, que tenía 16 años, fue asesinada el 10 de abril. Unos niños que jugaban en una plantación de soja situada a casi tres kilómetros del centro de Alberdi hallaron el cuerpo un día después: Ornella estaba semidesnuda y presentaba signos de haber sido golpeada. Después se supo que la víctima estaba embarazada de seis semanas y que, según les había comentado a sus allegados, el bebé era de un oficial de la Policía con el que mantenía una relación sentimental. Esa arista de la historia también es motivo de investigación.

 

 

 

 

LA GACETA