Cuestionan al ex rector por presuntas irregularidades en tres obras

En reunión extraordinaria, el Consejo Directivo de la facultad de Ciencias Económicas de la UNT aprobó por unanimidad el inicio de juicio académico al ex rector y actual profesor, Juan Cerisola. Es un proceso mediante el cual se juzgan las cuestiones ético-disciplinarias de un docente universitario.

Consultado por este tema, el ex rector manifestó que no tenía conocimiento del trámite y “de todo lo que está ocurriendo en el ámbito de la facultad de Ciencias Económicas y de la universidad”. Además, mencionó que hasta ahora no se le dio ninguna participación ni tampoco se lo notificó, para que pudiera realizar algún tipo de defensa.

“Cuando conozca la resolución tomada analizaré qué medidas tomaré a los fines de defender mis derechos y mi buen nombre”, agregó el ex rector y actual docente de esa facultad.

El trámite

Esta decisión que tomó el Consejo Directivo deberá llegar al Consejo Superior para que se resuelva si envía el pedido al área de Asuntos Jurídicos, a fin de que inicie la etapa de investigación. También deberá decidir si conforma el Tribunal Universitario, cuerpo que según el estatuto universitario vigente es el que debe tramitar el juicio.

Hasta el momento es el Consejo Superior es el que asume esas competencias porque así lo establece una resolución transitoria, según manifestó Augusto González Navarro, titular del área de Asuntos Jurídicos. El estatuto exige que el tribunal debe integrarse con cinco vocales, que deben ser profesores que revistan la categoría de Emérito, Consulto o Regular con más de 10 años de antigüedad (artículo 38).

Como todo juicio incluye una etapa de recolección de pruebas en las que las partes deben presentar las evidencias sobre el hecho investigado. Además, una valoración de las pruebas presentadas y luego la resolución. Cerisola es actual docente asociado de la cátedra Estadísticas en Ciencias Económicas.

El origen

La decisión del juicio está relacionada con la recomendación que realizó la Procuraduría de Investigaciones administrativas (PIA) del Ministerio Público Fiscal de la Nación.

El informe que remitió la PIA lleva la firma de Walter Rodríguez, fiscal general, quien convalidó el sumario administrativo que en 2014 había iniciado la UNT a raíz de las presuntas irregularidades detectadas en tres obras: la ampliación de la facultad de Derecho (casa Remis), el complejo de aulas de Filosofía y Letras y la remodelación del local de la obra social de la universidad, Asunt.

En julio, el juez federal Fernando Poviña dictó el procesamiento de Cerisola. También el de Olga Cudmani, ex directora de Construcciones Universitarias; el de Luis Sacca, ex diputado radical y ex secretario Administrativo de la UNT; y el de Osvaldo Venturino, ex director de Inversiones y Contrataciones.

Cuando había trascendido la intención de tratar el juicio académico en el seno de la facultad de Ciencias Económicas, el ex rector lo había calificado como “un ataque desmedido por ambiciones políticas”. Además, había agregado: “se habla de muchas irregularidades, pero hasta aquí jamás la UNT ni sus comisiones me han dado vista de nada ni me han llamado para preguntar nada”.

El sumario que realizó la UNT mencionaba sobreprecios en las tres obras, anticipos financieros sin causa justificada y sin aval y montos excesivos por alquiler de cocheras. En el dictamen de la PIA, además, se aconsejaba la exoneración de la funcionaria Cudmani.

Ese organismo nacional entendió que la responsabilidad caía en el rector, como responsable de la administración de los fondos universitarios. Sobre este punto Cerisola, en una entrevista con LA GACETA, había mencionado que todas las decisiones siempre habían contado con el aval de otros funcionarios, que nunca actuó solo y que administró muy bien los fondos provenientes de YMAD.

 

 

 

 

La Gaceta