El principal sospechoso, Darío Suárez, está imputado por privación ilegítima de libertad y homicidio.

Se cumplen hoy 10 días de la desaparición de Daiana Garnica, la adolescente de 17 años quien en la tarde del sábado 6 de mayo salió de su casa del barrio Julio Abraham, en Alderetes. La chica le avisó a su madre, Susana Cisneros, que acompañaría a su vecino Darío Suárez, de 40 años, a comprar un regalo. Daiana no regresó más y sus familiares encontraron una conversación con Suárez en su celular: “necesito que me acompañes a comprar una sorpresa para mi mamá. Esperame en el refugio, pero no le cuentes a nadie”.

El fiscal que impulsa la investigación, Claudio Bonari, acusó formalmente a Suárez por los delitos de privación ilegítima de la libertad seguida de homicidio. Además, dispuso la detención de varios de sus allegados: un compañero de trabajo, su jefe, dos hermanos, su esposa, su suegra, su cuñada, una prima y a otra presunta pareja.

Estos son los 10 detenidos por la desaparición de Daiana:

Darío Suárez: tiene 40 años, es santiagueño, tiene seis hijos y vive frente a la casa de la familia Garnica, en el barrio Julio Abraham. Trabaja en una cortada de ladrillos ubicada a 500 metros del barrio, en Alderetes. Es el principal sospechoso de la desaparición y presunto homicidio de la adolescente de 17 años. El sábado declaró ante Bonari durante tres horas, negó todos los cargos y dio un relato de lo que habría hecho el día de la desaparición de la adolescente. El fiscal presume que Suárez podría haber arrojado el cuerpo de la chica en uno de los hornos de la ladrillera. Los investigadores hallaron una pequeña pieza de acero quirúrgico, que podría ser un piercing de Daiana.

abián Hernesto “Sapo” Pacheco y Juan Mátar: el primero es amigo y compañero de Suárez, y el segundo, el dueño de la ladrillera. Bonari sospecha que Suárez abusó de la jovencita, luego la asesinó y se deshizo de sus restos quemándola en el horno de la cortada. Para ese fin, el fiscal estima que contó con la colaboración de varias personas, entre las que se encuentra Pacheco y Mátar. En las uñas de “Sapo”, además, habrían encontrado restos de sangre, que están siendo sometidos a estudios para determinar si son de Daiana.

César y Miriam Suárez: son hermanos del principal acusado y están detenidos por presunto encubrimiento. César juró que no tuvo contacto con Darío el sábado porque estuvo trabajando en una empresa de seguridad y mostró elementos que probarían sus dichos. Miriam admitió que hablaron por teléfono, pero aseguró que llamó a Darío sólo para decirle que lo estaban buscando y que se entregara. Bonari pidió también la detención de otros dos hermanos del sospechoso, que están siendo buscados.

Yanina Alejandra Villareal: es esposa de Darío Suárez. El fiscal sospecha que podría haber tenido actitudes para ocultar el crimen.

Elena Villareal y Juana Rosa Funes: la primera es cuñada del acusado y la segunda, la suegra. Ambas tienen domicilio frente a la casa de los Garnica. Bonari estimo que también podrían haber encubierto a Suárez.

Mavi Castro y Carmen Santana: la primera es prima de Suárez y Santana es otra presunta pareja del principal sospechoso. Al igual que con los parientes, la Justicia sospecha que podrían haber encubierto a Suárez.

Para respaldar la teoría de presunto encubrimiento, los policías secuestraron más de 15 celulares en los allanamientos que realizaron. Ahora es necesario que se los analice para determinar si efectivamente mantuvieron algún tipo de comunicación con el principal sospechoso.

http://www.lagaceta.com.ar/nota/729953/actualidad/quienes-son-10-detenidos-desaparicion-daiana-garnica.html