El equipo de Diego Aguirre goleó al Paranaense 3 a 0, con goles de Paulo Díaz y Nicolás Blandi y Rubén Botta.

El estadio mundialista Joaquim Américo Guimarães, más conocido como Arena da Baixada, fue el escenario del partido válido por la quinta fecha que fue arbitrado por el colombiano Wilmar Roldán. Con más tenencia de pelota el local de entrada, el “ciclón” manejó algunas contras peligrosas y en 13′ se puso en ventaja con una gran jugada previa y de cabeza, el chileno Paulo Díaz abrió el resultado.

El “cuervo” estaba ordenado y le cerró los caminos ofensivos al local.  En 22′ de la parte final, otra buena combinación y un centro perfecto sobre el área del “huracán” le permitió a Nicolás Blandi poner el 2-0. Se iba el partido cuando Rubén Botta metió un zurdazo bajo para abrocahr el marcador.

Luego de obtener la primera Copa Libertadores de su historia en la edición 2014, San Lorenzo fue eliminado en la fase de grupos en 2015, como defensor del título, y al año siguiente tampoco avanzó a octavos de final.

El equipo dirigido por el uruguayo Diego Aguirre reúne siete unidades los mismos que su rival. Flamengo y Universidad Católica, tienen 6 y 5, respectivamente y se enfrentan en “El Maracaná”.

San Lorenzo logró ganar en el esquivo territorio brasileño, donde solo lo consiguió una vez por Copa Libertadores (en 1988 ante Guaraní) y se jugará la clasificación en la última jornada ante Flamengo en el estadio Nuevo Gasómetro, el próximo 17 de mayo.

En su última excursión por el país vecino, el equipo “azulgrana” había sido goleado por Flamengo por 4-0 en el estadio Maracana por la primera fecha del certamen.