Mejorar en defensa es el objetivo del plantel “santo”.

El triunfo contra All Boys tranquilizó las aguas en La Ciudadela. Luego del duro revés en Puerto Madryn, el equipo que dirige Diego Cagna estaba obligado a levantar cabeza, a mejorar el rendimiento futbolístico y a reencontrarse con la victoria.

El plantel “santo” tomó nota y, con mucha garra, retomó la senda triunfal, aunque quedó en deuda con su público en cuanto a su rendimiento.

San Martín jugó bien sólo los últimos 20 minutos del duelo contra el “Albo”. Antes, y durante ese lapso, puso el corazón delante de la razón para poder sacar adelante un partido que estaba muy complicado.

“Estamos contentos porque necesitábamos este triunfo. Cuando venís mal, y más después de una derrota como la que sufrimos en Madryn, tenés que ganar. Es verdad que no demostramos el juego que todos pretendemos, pero pudimos sacar adelante el partido corriendo y metiendo, algo que no le puede faltar al equipo cuando el rendimiento no es el que queremos”, explica Agustín Briones, sobre un triunfo que le vino como anillo al dedo al equipo.

El equipo volvió a mostrarse algo endeble de mitad de cancha hacia atrás, una falencia que viene siendo una constante desde que arrancó el torneo de la B Nacional. “Estamos atravesando una racha de esas donde cometés medio error y tenés que buscar la pelota dentro del arco”, afirma César Taborda, advirtiendo que esto no tiene soluciones mágicas. “Tenemos que redoblar los esfuerzos en los trabajos semanales porque la clave es aceitar los movimientos de coordinación en defensa. Hay que seguir trabajando”.

Los goles en contra son todo un tema en Bolívar y Pellegrini. Salvo en los duelos contra Instituto (1-1) y Atlético Paraná (1-0), ambos lejos de casa, a San Martín siempre le convirtieron dos goles como mínimo.

Durante las nueve fechas que lleva jugando en el actual torneo, recibió 17 goles. Por ese motivo, lo que era una de sus virtudes en el Federal A, se convirtió en el talón de Aquiles en la B Nacional.

Briones no esquiva ese tema. Intenta buscar el porqué de la situación para dar en la tecla y solucionarlo cuanto antes. “Nos están convirtiendo bastante. Lo charlamos entre nosotros y lo tenemos asumido. Estamos pasando por esos momentos en donde nos llegan y nos convierten. No estamos finos de mitad de cancha hacia atrás; al contrario, estamos cometiendo muchos errores. Tenemos que solucionarlos cuanto antes”, sostiene, encontrando consuelo en la irregularidad que es un denominador común del torneo. “Todos los equipos están igual. Es un torneo parejo, demasiado”.

Taborda tiene la misma mirada que su compañero. “Es un torneo rarísimo. No hay ni un equipo que se corte solo, ni en puntos ni en rendimiento, ¿eh? Todo depende de nosotros, si ajustamos detalles y mejoramos los errores vamos a acomodarnos en la tabla”, explica el arquero.

Estudiantes de San Luis visitará mañana La Ciudadela y en San Martín saben que enfrentarán a un rival que viene en alza. Los puntanos, luego de un arranque irregular, llevan seis partidos sin perder, con tres triunfos y tres empates y ganaron en los últimos dos encuentros. “Es un equipo que juega muy bien y que viene creciendo en su rendimiento. Pero nosotros queremos ganar para consolidar nuestra levantada, y por el cumpleaños del club. Por eso estamos trabajando sobre los errores”, remata y Taborda remarca el objetivo a corto plazo: “Queremos ganarle a Estudiantes y traer un buen resultado de la cancha de Ferro”. En La Ciudadela todos esperan que así sea.