El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sugirió que la deuda externa de Puerto Rico tendrá que ser eliminada, tras una visita a la isla para evaluar el daño causado por el paso del huracán María hace dos semanas, pero rápidamente fue desmentido por la el encargado del presupuesto en la Casa Blanca, quien advirtió: “No lo tomaría al pie de la letra”.

“No vamos a lidiar con las dificultades fundamentales que Puerto Rico tenía antes de la tormenta”, aclaró Mick Mulvaney, el director de la oficina de Gestión y Presupuesto de la Casa Blanca, en una entrevista con la cadena de noticias CNN, anulando cualquier esperanza que hubieran creado las palabras de Trump hoy en la devastada isla de Puerto Rico.

Trump, que ayer pudo ver en directo la destrucción causada por el ciclón, pareció hoy solidarizarse con sus conciudadanos de la isla, la cual, pese a su estatus territorial no cuenta con los mismos derechos y poderes federales que tiene los otros 50 estados norteamericanos.

“Hay que mirar toda la estructura de la deuda. Deben mucho dinero a los amigos de Wall Street y tendremos que eliminar eso. Vamos a tener que decirle adiós a eso. No sé si es (el banco) Goldman Sachs, pero a quien sea, se puede despedir de eso (la deuda). Tendremos que hacer algo, porque la deuda de la isla es masiva”, comentó Trump en una entrevista con la cadena Fox News realizada en Puerto Rico.